7/21/2008

No sé si emocionarme o aterrorizarme: Watchmen , la película

Los Vigilantes, del guionista Alan Moore y el dibujante Dave Gibbons, es una de las novelas gráficas más impresionantes de la historia. A pesar de sus más de 20 años, toda novela gráfica que sale al mercado ha de, inevitablemente, compararse con ella... y casi siempre saldrá horripilantemente derrotada.

Una novela gráfica con la que, junto con Batman The Dark Knight Returns, me dí cuenta de que había algo más que "tebeos" en esto de la novela gráfica. Personalmente, marcó un antes y un después en la manera de disfrutar los cómics. Fue el pasar de Spiderman y Superman a Batman el Caballero Oscuro y Ronin.

Watchmen ha sido, hasta la fecha, el único comic en ganar el prestigioso premio Hugo de ciencia-ficción y es de las pocas obras dibujadas en ser reconocida, sin lugar a duda, como una obra de arte.

Ahora Watchmen llega al cine. En Marzo del 2009 para ser más concreto. Llevaba años buscándose el elenco adecuado, el director adecuado, y el guión adecuado para trasladar 12 fascículos llenos de referencias culturales, guiños al lector, historias secundarias que nutren la principal, y viceversa, dos o tres páginas al final de cada fascículo de puro texto, ... no sé si es una gran noticia, o un nuevo error. El paso de novelas gráficas a la gran pantalla (no me centro en superhéroes) es una historia agridulce y, en este caso, el riesgo de meter la pata es mayor que el de acertar. Ya de por sí el trailer, aunque espectacular, se centra en escenas que, en mi opinión, no son las críticas en la historia sino, simplemente, las más espectaculares.

Pero no adelantemos acontecimientos. ¡No seré yo quien se pierda a Rorschach en la pantalla grande!



La aventura de dejar una vida para volver a otra: las ventas de garaje

Estas semanas, además de trabajar y sacar tiempo para escribir en este blog :), la mayor parte del tiempo libre lo estoy dedicando a preparar la vuelta a casa. Nunca había tenido que preocuparme de "dejarlo todo cerrado", siempre había una puerta abierta. Cuando dejamos Madrid para ir a Palo Alto, tuvimos mucho lío, pero al fin y al cabo nuestra casa, cuentas corrientes, muebles, ... quedaban allí. Ahora es lo contrario: la casa se deja, los muebles han de venderse todos, las cuentas han de cerrarse, ...

Lo de vender los muebles y enseres del hogar es algo curioso. En esta zona, las casas y apartamentos van sin amueblar, y no quieren que dejes nada al marcharte; de hecho, los caseros te cobran de más si dejas algo que "no es suyo". Ahí es donde surgen las "garage sales" o "moving sales", donde la gente que se muda, o que desea desprenderse de "trastos viejos", en lugar de tirar las cosas, las ofrece a la gente.

Nosotros estamos en esa fase. Los pasos son sencillos:
1. Decidir qué vender. En nuestro caso, es fácil: TODO :) En otros casos son limpiezas en las que la gente se deshace de lo que no le interesa más. En esta cultura, eso no se considera "basura" (aunque algo de eso hay, claro), y la gente se pasa esperando encontrar que lo que para uno es "desechable", para otro es de utilidad. Nosotros amueblamos parte de nuestra casa de esta manera, y no tenemos queja alguna de la calidad de lo que adquirimos (sobre todo si comparas la relación calidad/precio :) ).
2. Ponerle precio. Para eso es necesario saber lo que costaba, y cómo se vende ahora. Como siempre, la fuente de información más fiable es Craigslist, el "sitio donde se ofrece de todo", aunque en esta zona también funciona bien lo de poner anuncios en la universidad de Stanford. De todas maneras, hay una regla no escrita muy importante: en una venta de garaje no se intenta "ganar dinero", sino permitir que cosas que has utilizado y que, por la razón que sea, no necesitas, puedan seguir utilizándose para que no haya que tirarlas. Así, se pueden encontrar camas nuevas que costaban 300 dólares por $100, o televisores por $20.
3. Anunciarlo. Lo normal es empezar con amigos y conocidos. Saben cómo cuidas las cosas, y les ofreces un precio algo menor que lo que luego pedirás a la gente "anónima". Tras ese período, se suele poner un anuncio en, cómo no, craigslist. Este sitio se ha hecho increíblemente famoso, y se vende, compra, alquila, regala, ... todo lo que podáis imaginar. En la actualidad sigue siendo una pequeña empresa de veintipocas personas, pero con una trascendencia monumental (es una de las páginas más visitadas universalmente). Esto suele ocurrir una semanita antes de la venta. Craigslist tiene limitaciones en cuanto al número de imágenes que puedes subir a su servidor, así que mucha gente abre páginas aparte, y las enlaza desde craigslist.
4. La venta de garaje. Estas ventas se suelen hacer los fines de semana, más o menos de 8:30-9 a 1-2 de la tarde. Hay que dar por hecho que si lo pones a las 9, a las 8:30 van a empezar a llegar "early birds" (pájaros tempraneros), que se acercarán para ver si has puesto cosas gratis, o para llevarse las mejoras cosas (casi siempre son profesionales de esto, que o lo revenden, o lo arreglan para subirle el precio). Lo normal es que cada cosa tenga el precio marcado, y hay que esperar algo de regateo (aunque los precios ya son tan bajos...).
5. Lo que sobra. Tras la venta, seguramente queden cosas que no han atraído a nadie. Hay varias opciones: hacer otra venta de garaje a la semana siguiente (las "leftover sales", o saldos de "sobras"), esperando atraer a gente diferente; vender cada cosa por separado en craigslist atrayendo a gente que está buscando un objeto en concreto; donarlo a alguna asociación cercana; regalarlo; tirarlo.