12/11/2009

Vale, ya se cual es mi limite en el mundo de las carreras populares: eliminacion quirurgica de las ugnas de los pies

Poco tengo que agnadir. Algunos corredores de ultramaraton, para evitar los problems de ugnas sangrantes o colgando en sus pies debido a que no paran de subir y bajar cuestas, deciden operarse para quitarselas. Algunos se quitan las de los pulgares, otros se quitan 3 o incluso todas.

De hecho, se venden camisetas que dicen que "las ugnas de los pies son para mariquitas"



Los limites de los deportes siempre son difusos. Hasta donde tenemos que llegar para batir nuestros propios registros es una decision personal, pero tambien es social. La toma de medicamentos especificos para aumentar nuestra potencia o aguante, o la utilizacion de cirugia para "mejorarnos" es un problema etico, social y cultural que no tiene una facil solucion. Que las ugnas de los pies son reminiscencias de nuestro pasado evolutivamente hablando, esta claro, pero llegar a cirugias para "adelantarse" y evitar otros males... algo a considerar con seriedad.

Por cierto, que llegue a esta noticia mientras veia una charla de Christopher McDougall en Google, comentando su ultimo libro, "Born to Run" (nacido para correr) que tiene muy buena pinta. Ahora he de irme, tengo cita con el medico :) :) :)




12/09/2009

Más allá de la fatiga, más allá de la cordura, se encuentra la victoria

Ahora que le estoy dedicando más tiempo a esto de correr por las calles para ponerme en forma, más artículos leo sobre "curiosidades" relacionadas con el cerebro y los corredores. Si hace unas semanas comentaba en este mismo foro la historia de Diane Van Deren y sus dificultades de memoria relacionada con el tiempo, leo ahora un artículo en Mind Hacks (y más en detalle, del New York Times) sobre la psicosis de uno de los mejores corredores de ultrafondo en bicicleta que, de una manera constante, metódica y perfectamente organizada, sufre episodios psicóticos y paranoicos según avanzan las pruebas.Parece que su cerebro reacciona de una manera más acusada de lo normal a la relación entre el dolor -provocado por el esfuerzo extremo- y las emociones.

Me parece muy interesante el que la razón principal del éxito de este corredor no sea ni su velocidad ni su capacidad física, sino que es directamente infatigable.

Es espectacular cómo Jure anota cada experiencia de manera tan organizada, sabiendo a priori que en el segundo día de competición tendrá un aumento en la velocidad de su habla, o que durante los últimos días tendrá alucinaciones.

Recomiendo la lectura del artículo completo del New York Times.

12/07/2009

Necesitamos que nos cuenten historias

¿Por qué nos gusta ir al cine, ver series, ir al teatro, o nos encanta ese amigo o esa amiga que es capaz de convertir cualquier tontería en una historia divertida y entrañable? Porque nos encantan las historias. 

He leído un par de artículos muy diferentes entre sí pero relacionados con la importancia de las historias para el ser humano.

Por una lado, el blog de Eide tiene un artículo muy interesante sobre cómo el aprendizaje mediante historias permite recordar muchos más detalles y una comprensión más clara que si se explicase directamente mediante hechos. Las historias requieren un uso más amplio de ambos lados del cerebro, y permiten que incluso gente con dislexia pueda comprender la historia, aunque quizá los hechos concretos se pierdan. Pero algo queda.

Por otra parte, en la revista The Psychologist de Octubre del 2009 aparece un artículo sobre los contadores de historias, y cómo los cuentos narrados, según algunas teorías, nos ayudan desde pequeños a crear modelos de conducta y de estrategia. Es una manera histórica de transmisión de lo que ahora se conoce como "memes", o replicación de información cultural y no genética.

Que el contador de historias forma parte del conjunto de roles vitales para la innovación es también muy conocido. Las personas que son capaces de convertir un hecho, un producto o un conjunto de datos en una "experiencia" no abundan pero cuando se encuentran no se pueden dejar escapar.