3/12/2010

Tetuan Valley Startup School. En Madrid también tenemos un valle con innovadores

El pasado martes estuve en la presentación de la segunda edición del Tetuan Valley Startup School en la Universidad Nebrija, por parte de Álex Barrera y Luis Rivera.

Tetuan Valley Startup School es una iniciativa que trata de formar emprendedores y prepararlos para montar sus propias empresas de base tecnológica. Consta de un programa de formación de 6 semanas, donde los grupos trabajan en su proyecto tecnológico personal, mientras gente del sector les da charlas sobre diferentes aspectos del emprendizaje. Me parece una iniciativa estupenda, muy del estilo de Y-Combinator, del que tantas veces he hablado aquí. Esta gente, en lugar de hablar tanto como yo, ha pasado a la acción, que es lo que hay que hacer :)

La edición, que organizó Constantino Malagón en la universidad, tuvo a Álex explicando desde aspectos básicos (qué es una startup, qué es el Silicon Valley, lo cuál me dejó muy sorprendido... ¿cómo es posible que alumnos de quinto de carrera no sepan esas cosas? ¿Es que no leen mi blog? :) :) :) ) hasta cosas más concretas sobre la Startup School, quiénes están detrás, y las condiciones para apuntarse.

La iniciativa me parece muy, muy buena, y desde aquí animo a todos aquellos con ideas y con ganas que se subscriban en su web. Luis y Álex me han invitado muy amablemente a que me pase por allí a ver alguna de las sesiones, que acepté encantado, así que saludad cuando lleguéis!!! :)

3/09/2010

Segunda parte del Taller de Innovación y Creatividad de la Cámara

Hace unos días escribí sobre el taller de creatividad al que asistí, organizado por la Cámara de Madrid, e impartido por Atos.

Hace unos días asistí a la tutoría presencial de ese curso, pero que me sorprendió gratamente al convertirse en otro taller más, donde los tutores se curraron un nuevo caso para que pudiésemos practicar algunas de las técnicas y estados que no dio tiempo a ver en el curso.

Aunque asistimos pocos (aunque la idea de poner tutorías unas semanas después del curso es inicialmente buena, la gente tiende a darle poca importancia), me gustó mucho el ritmo y, como comentábamos después, el escenario: mesas con herramientas que no son las habituales de cada día: rotuladores, post-its, folios enormes, ... y carteles muy currados en las paredes que ayudaban a enfocar cada uno de los estados en los que íbamos trabajando.

El caso era sobre banca (no lo cuento exactamente pues creo que había otro grupo :) ), pero partió de un trabajo previo de los tutores, centrando los hechos, necesidades del cliente, riesgos y tendencias. Nosotros aportamos más elementos a cada una de esas categorías, y después utilizamos técnicas de redefinición de supuestos para sacar nuevas ideas. Aquí se comprueba lo importante que es contar con un buen moderador, ya que es fácil que la discusión se vaya por derroteros "de café". En nuestro caso, al tratarse de la imagen de la banca, podéis imaginaros que era difícil no soltar quejas en lugar de centrarse en resolver el problema.

Después se presentaron las ideas sacadas, y se eligió una rápidamente (la parte de evaluación de ideas ya la vimos el otro día) para ejecutar un plan de acción. Esta es la parte que me pareció más típica, pues es básicamente lo que cualquier responsable de proyecto de cualquier área tiene que hacer. Pero tiene suma importancia en este tipo de trabajo, pues obliga a que tras el taller de creatividad haya algo tangible que hacer, con sus responsables, hitos y riesgos perfectamente establecidos.

En conclusión, un ritmo vivo y un buen taller ofrecido por la Cámara. ¡Habrá que seguir mirando por si surgen nuevas oportunidades de este tipo!