3/31/2007

El límite de lo absurdo

No sé si conocéis Twitter, una nueva aplicación Web 2.0. En ella, básicamente uno puede escribir lo que está haciendo en cada momento. Sí, eso. Ayer un amigo y yo estuvimos hablando sobre ello por el chat. Pidiendo perdón a Jesús por "mostrar" parte de nuestra conversación, creo que resume bien lo que pienso sobre "unir el mundo online a tu vida real" tan al límite ("me" soy yo :) ):

10:48 AM Jesús: Podeis narrar la vida en twitter
la vida al minuto
me: Ni de coña
por dos razones:
1. Odio ese tipo de "Web 2.0"
2. Seguro que es adictivo :)
Jesús: ahora en nuestras
10:49 AM cuentas pondria
Chateo con Justo
Chateo con Jesus
Sigo chateando con Justo
Sigo chateando con Jesus
etc
;-)
me: ;)
Pongo un smiley en el chat con Jesús
10:50 AM eSPERO a lo que ponga Jesús
Jesús: Me río del smiley de justo
Deberíamos dejarlo
Propongo a Justo dejar twitter
me: Jesús me propone dejar Twitter
10:51 AM yo me lo pienso
y pienso
y piemnso
y decido hacerle caso
y me pongo a escribirle
oye, y ¿cuándo, realmente, haces algo? Porque si siempre estás escribiendo en twitter...
10:52 AM Jesús: Crearía una paradoja temporal y te absorbería un bucle infinito del que no podrías escapar
me: sip, vas a tener razón
sigo con el blog mejor
:)


Entiendo que todo se puede discutir, incluso la razón por la que la gente escribe blogs como éste. Pero echad un vistazo a lo de twitter, y veréis que hay una gran diferencia.

Sinceramente, opino que esta manía de intentar convertir en servicio web cosas que yo consideraría como experimentos psicológicos me parece muy bien, siempre que se le haga el caso adecuado. ¿Alguien podría ilustrarme de manera que tenga alguna opción de cambiar mi opinión?

Propongo un nuevo servicio web, que especializa aún más twitter: twittertoothbrush.com, que permite a sus usuarios decir al resto cuándo se está lavando los dientes.

Por cierto:

estoy escribiendo en mi blog
estoy a punto de dejar de escribir en mi blog
me gustaría dejar de escribir en mi blog, pero como sigo escribiendo en él, ¿cómo lo hago?

No hay comentarios: