11/18/2018

La radio en mi vida

En estos tiempos de video bajo demanda, realidad aumentada y virtual, y robots inteligentes, donde parece que el cine, la televisión y la prensa están en una crisis permanente, me resulta muy curioso cómo la transmisión de la voz sigue siendo algo fundamental en nuestras vidas.
El vídeo no mató a la estrella de la radio, sino que esta parece que se está riendo de los avatares del primero. Aunque el podcast es ahora la estrella, quería dedicar unas líneas algo personas a su madre (¿abuela?), la radio.

Mi adolescencia está íntimamente relacionada con la radio y más concretamente, con la radio nocturna. Todavía tengo casetes (sí, casetes, de las de la marca Tudor :)) con programas completos de “Tutti Fruti”, de Federico Pérez de Lema, una emisión de Radio Cadena Española que se emitía de madrugada. Era un programa de llamadas de la audiencia que, a lo largo de los años, se habían convertido en personajes entrañables. El final del programa, al menos durante la última época, era una maravilla de canción: Luna, de Gianni Togni.



Tras este programa, me enganché a “En noches como esta”, otro programa de madrugada de Radio Nacional de España, llevado por Jesús Marchamalo, a quien tuve el placer de conocer hace apenas un año. Me asombra ahora que, por su edad (nació en 1960), cuando yo le escuchaba apenas tuviese 28-29 años. Siempre asociaré este programa al rag Solace de Joplin, que es como Marchamalo siempre comenzaba su pequeño monólogo diario.


Esa es la radio que me enamoró (con alguna excepción vespertina, como la maravillosa Gomaespuma de Antena 3 Radio). Después ya descubrí a Rafa Arboleda, con esa increíble voz y el sonido de su zippo. O, lo reconozco, con alguna temporada que otra de Hablar por hablar o del programa de Abellán, Barras y Estrellas. O al magnífico Juan Antonio Cebrián y sus pasajes de la historia. Y menciono un programa de televisión de finales de los 80, como era La Tarde, en los años en los que fue presentado por el crítico cinematográfico Manuel Hidalgo. Porque esa era una televisión muy radiofónica. Porque ahí comencé a entender la importancia de las entrevistas relajadas, donde la conversación fluyese. Y porque en ese programa conocí a Christina Rosenvinge (también a Álex, pero me importó menos :)) Fue en esa misma época cuando me aficioné a las historias radiofónicas de Radio Nacional. No recuerdo el nombre, pero durante unos cuantos meses me enganché a unas historias de terror de madrugada que tela marinera...

Y desde entonces, siempre que he podido, me he acercado a esa radio diferente, que no tiene tanto que ver con los programas matutinos o vespertinos, sino con una voz, una voz que acompaña y llena esos minutos u horas en los que el tiempo se detiene.


Pasaron años antes de que tuviese mi primera experiencia de radio como participante, gracias a mi gran amiga Covadonga Rodrigo, profesora de la UNED. Allí, en la radio de la universidad y emitida por Radio Nacional, junto al gran Manuel Alonso, pude conversar un par de veces sobre mi oficio en aquella época, la ingeniería del software. Todavía se pueden escuchar, como he podido descubrir apenas hace unos días 😃 El primero, en 2003, sobre la ingeniería software en sí. Y un par de años después, hablando sobre el Desarrollo profesional en informática, y el mercado laboral.

Han pasado más de quince años desde la primera experiencia, y todavía recuerdo lo mucho que me maravilló. Los cascos, el estar en un estudio, recuerdo incluso cuando salí de la UNED. Iba flotando, …



Aquellas dos pequeñas experiencias encendieron de nuevo esa chispa, ese amor por la radio. Desde entonces, tuve alguna pequeña experiencia en algún programa adicional, podcast como el de K-Fund o el de John Pettigrew, como invitado debido a mis obligaciones profesionales.





Pero tuvieron que pasar todavía unos cuantos años hasta que Jesús García me propusiese algo que, sinceramente, ha cambiado mi vida. En Junio del 2017 asistí a su programa Talenta Mundi, emitido por Gestiona Radio, amablemente invitado por Gonzalo Torres (un crack al que tendré que dedicar un post algún día) para presentar mi, en aquél momento, recién publicado libro, Idea, Producto y Negocio. Me lo pasé muy bien y me gustó mucho el estilo del programa, muy desenfadado, muy de viernes, y con invitados muy interesantes.

Unos meses después, Jesús me proponía participar en su programa de manera habitual, con una sección que ligase historias (“storytelling”), música y, claro, libros. No pude decir que no, aunque eso me implicase (más) noches sin dormir para preparar el contenido. Volver a la radio, y además de una manera más constante, pudo más que lo que la lógica me dictaba.


Lo que no tenía claro era si Jesús iba a “aguantarme” mucho tiempo. Una cosa es ir un día a la radio a charlar, y otra demostrar que tienes un hueco. Pero ahí Jesús volvió a darme un empujón definitivo, dándome no solo el espacio sino el tipo de voz y estilo que necesitaba. Contar una historia a mi manera, con muchas referencias literarias, mucha música no habitual en las ondas, y con un tema inicialmente relacionado con negocios, pero que me permitía “salirme por las ramas”.

He podido hablar de la formación de hábitos, de la felicidad, de la introversión, del futurismo, o sencillamente de canciones basadas en libros. Cumplo ahora mi primer año colaborando en Talenta Mundi. Un viernes de cada mes se convierte en un día de fiesta, donde ponerme los cascos me transporta a otro mundo. Durante dos horitas, la música, la conversación y la gente lista y amable se convierten en lo único importante. No tengo la voz radiofónica de Arboleda, ni ese desparpajo del propio Jesús García. Pero adoro este medio y cómo proporciona información, entretenimiento, … pero también calor y abrigo a muchísimas personas.


 Dejo, por si a alguien le interesa, la lista de mis intervenciones en Talenta Mundi, aunque recomiendo que escuchéis los programas completos, todos los viernes de 12 a 14 en Gestiona Radio, o en el podcast en iVoox.

Formación de hábitos (01/12/2017) Polímatas (12/01/2018) Canciones inspiradas en libros (1) (02/02/2018) Nomadismo digital (23/02/2018) Introversión (13/04/2018, a partir del minuto 34:20) Felicidad (20/04/2018) Growth Hacking (18/05/2018) Futurismo (15/06/2018) Canciones inspiradas en libros (2) (13/07/2018) Big Data y deporte profesional (21/09/2018) Utopías y distopías (26/10/2018)

6/29/2016

Impartiendo un curso de Nuevos Modelos de Negocio para desarrolladores


Este año he impartido la asignatura de Nuevos Modelos de Negocio, del segundo curso del grado de Ingeniería en Desarrollo de Contenidos Digitales en U-Tad, que tiene unos cuantos desafíos a los que tuve que enfrentarme al empezar a diseñar su contenido. He decidido compartirlos, y cómo lo he resuelto (este curso al menos) por si es de utilidad. 

Los desafíos:
  1. El foco es negocio. Los alumnos de segundo no están, en absoluto, acostumbrados a pensar de esta manera, cuando apenas han empezado a desarrollar técnicamente proyectos de cierta entidad.
  2. El contenido es complejo. Quería que los estudiantes pudiesen, al finalizar el curso, ser capaces de entender los elementos básicos de un plan de negocio y tuviesen un conocimiento por encima de la media acerca de cómo funcionan los modelos de negocios digitales más en boga.
  3. Quería, de alguna manera, evitar el que la asignatura se convirtiese en un conjunto de clases magistrales. Sin embargo, había mucho que contar: segmentación, propuesta de valor, canales de distribución, ingresos y costes, ... en mi opinión, tan mala como una asignatura que solo ofrezca clases magistrales es aquella que no ofrece un poso de contenido y teórico a las actividades prácticas. 


Tras darle muchas vueltas, la organización final de la clase es la siguiente.

El aula invertida, o flipping class

En primer lugar, utilizo el concepto de flipping class. Esto significa que los estudiantes llegan a clase con lecturas y visualización de videos previas al comienzo. Aunque a veces no funciona si la mayoría de la clase no ha cumplido su tarea, en general nos ha permitido acelerar el proceso de aprendizaje. En clase no solo se viene a escuchar lo que cuenta el profesor, sino a discutir los aspectos menos claros de los artículos, capítulos de libros o vídeos provistos a través del campus virtual.

Ilustración 1 - Artículos provistos para “flipping class” de introducción

Carga teórica concentrada

En segundo lugar, toda la carga teórica se concentró en las primeras siete sesiones. Los alumnos, por tanto, sabían que las primeras clases eran necesarias para lo que venia después. Pero al mismo tiempo veían que la carga teórica no era muy grande. Aquí , utilizando principalmente el concepto anteriormente mencionado de flipping class, introduje el concepto de producto y servicio digital, qué es un plan de negocio, cómo realizar una propuesta de valor, qué es la segmentación y expliqué hasta cierto nivel de detalle conceptos como canales de distribución y promoción, análisis competitivo o modelos de ingresos.

Talleres de modelos de negocio

Tras las sesiones teóricas, pasamos a los talleres. Cada sesión de las cuatro de esta parte se dedica a un modelo de negocio, con ejemplos reales concretos: el modelo de suscripción con Spotify y Netflix; el de intermediación con Uber o AirBnB; el de mecenazgo con Kickstarter o AngelList; y el de publicidad, con Google y Facebook. Los alumnos tienen a su disposición lecturas flipping class de todos estos casos, y han de trabajar en tres áreas:
  • Elaboración del lienzo de modelo de negocio, definido por Alex Osterwalder en su libro Business Model Generation, que resume todo el negocio en cuestión. Este lienzo se utiliza por empresas de todo el mundo para presentar sus proyectos a inversores o socios. Han de pensar en qué canales necesita la empresa, el público objetivo, actividades clave, etc.


Ilustración 2 - Ejemplo de lienzo realizado por uno de los equipos

  •  Elaboración del lienzo de propuesta de valor, definido también por Osterwalder en su reciente libro Value Proposition Design, que se centra en el encaje entre el problema y la solución, es decir, entre el producto y el segmento objetivo. Esto es muy importante y en general difícil de hacer. Tras un comienzo titubeante, los estudiantes lo llegaron a entender bastante bien. 


Ilustración 3 - Trabajando sobre el lienzo de propuesta de valor

  • Elaboración del diagrama de modelo de negocio. La descripción de cómo se gana dinero y cuál es el papel de cada uno de los elementos que interactúan se realizó con unas piezas físicas tomadas del kit de innovación de modelos de negocio de la empresa Board of Innovation. La apuesta era que al obligar a los alumnos a visualizar la relación existente entre cada elemento, el modelo se entendiese mejor, con un mayor detalle en su complejidad, y, sobre todo, que les indicase una manera de llegar a nuevos modelos para sus proyectos más allá de la descripción típica de los ya existentes. Por ejemplo, que un alumno vea cómo meter a un distribuidor en medio del modelo afecta positivamente a las ventas, y negativamente a la repartición de ingresos, es muy revelador para las decisiones que toma a continuación. A ellos le gustó, y yo quedé encantado con el proceso de aprendizaje. Otra ventaja de utilizar estas piezas es que... ERAN FÍSICAS. Parece mentira, pero nos tiramos tanto tiempo delante de dispositivos digitales que el poder interactuar físicamente es muy importante y permite una mayor inmersión. Es la misma razón por la que muchas agencias de innovación trabajan con post-its, pizarras, etc. 


Ilustración 4 - Creando modelos de negocio

Presentación del proyecto

La ultima parte del curso está dedicada a que sean los propios alumnos los que presenten sus proyectos en clase, utilizando estas tres maneras de hacerlo. A la dificultad de la tareas en sí se sumaba la presentación de los proyectos en clase. Aunque son alumnos bastante despabilados, era evidentemente un desafío para muchos de ellos. Lo que hice fue dedicar parte de una sesión a trabajar la presentación de proyectos en público, de manera muy practica y al grano: orden recomendado, qué se espera de una presentación como esta en el mundo real, vídeos de ejemplo, etc. Además, los propios alumnos tenían que participar como "inversores" en la presentación, haciendo preguntas y desafiando a los presentadores. 
Mi objetivo con la presentación no es tanto que lo hagan perfectamente, sino que se perciba el cambio. Al comenzar el curso, las ideas de producto de los alumnos eran técnicamente avanzadas, divertidas e incluso intrigantes; pero no consideraban en ningún momento la viabilidad de negocio. ¿Cambiará tras tres meses?

Lo cierto es que sí. En general los proyectos están mucho mejor pensados, alguno de ellos incluso con potencial comercial. Lo importante es que, exceptuando algún caso aislado, los equipos entendieron la importancia de mostrar no solo “la idea” o “el desarrollo técnico” sino también de explicar bien el producto o servicio, acoplando ese mensaje al tipo de clientes o usuarios potenciales al que quieren llegar. 

Conclusiones

Los resultados de la asignatura han sido muy buenos. Los proyectos son mucho más realistas y las presentaciones fueron bastante interesantes, aún más si tenemos en cuenta la edad y perfil de los estudiantes. Sin embargo, los verdaderos resultados se verán evaluados cuando algunos de los alumnos se lancen a la aventura de definir productos y servicios digitales. Espero que esta asignatura les permita crearlos con modelos de negocio relevantes, viables y escalables.



3/29/2016

Changes

(artículo original publicado en LinkedIn, en inglés)

"I watch the ripples change their size
But never leave the stream of warm impermanence" - David Bowie, "Changes"
Being part of a creative economy company like 24symbols means that change is part of our routine. Every week, almost every day, something happens that we had never faced before: technical challenges, creative agreement clauses to negotiate or business development opportunities, … you name it.


Some of you may already know, specially if you read Spanish, or are keen on using google translate on anything bookish, that my partner Aitor Grandes has stepped off his role as CEO of 24symbols, in order to pursue new ventures. He remains as non-executive president of the board, and continues to provide key insights in our weekly meetings with David, Ángel and the rest of the team.


That also means I'm the new CEO of the company. This is just part of our evolution. Most of you know me, as I’ve been the public face of 24symbols in our relationship with international publishers, investors and partners. As our growth continues, we needed to show the importance of the international scale in our structure.


Nothing changes… as we are always changing. But rest assured that the interests of our partners are the milestone of everything we do. The new launches in Germany and US, the enhancements in our reporting and metadata management tools, the audiobooks service, … everything is meant to build a long-lasting company with long-term relationships along the way. Let me know if there’s anything you want to discuss about how to strengthen this with you.


Justo

P.S. You may have noticed I haven't said anything about how I plan to take 24symbols to new heights. We prefer to act rather than talk -though we also enjoy the latter :)-  so why don't you subscribe to our newsletter to find out? It's free, as it is registering to 24symbols!

Photo credits: https://www.flickr.com/photos/duchamp/266560083/in/ 


2/16/2016

El síndrome del impostor


Has trabajado muy duro en la preparación del proyecto. O del artículo que vas a presentar. O en la canción que vas a cantar. O en la película que acabas de grabar. Y en ese momento, piensas que no va a salir bien. Ese miedo escénico es habitual. Las mariposas antes de un estreno. Lo que no parece tan habitual es que la razón por la que crees que no va a funcionar es porque “te van a pillar”. Porque la gente alrededor de ese proyecto va a darse cuenta de que tú no merecías estar ahí, con esa responsabilidad. Que no sabes gestionar. Que no sabes escribir. O cantar. O interpretar. Que has engañado a todos y estás ahí sin merecerlo.

Ese es el síndrome del impostor, definido así en 1978 por los psicólogos clínicos Pauline Clance y Suzanne Imes. Es una sensación compleja. Parece que en general se atribuye a individuos muy capaces pero que sienten esa sensación de desasosiego, de que son un fraude. Pero creo que es aplicable a todos nosotros, gente más normalita, pero que se encuentra en ocasiones con situaciones que no cree que pueda afrontar con éxito, y lo asocia a que su capacidad está sobreestimada. No solo no valemos, sino que además, como no lo dejamos, estamos siendo unos impostores.

Un artículo de Caltech describe tres categorías: la de la persona que se considera un engaño, la del que atribuye todos sus méritos a la suerte, y la del que descuenta el éxito. Una persona con síndrome de impostor sentirá una mezcla de estas sensaciones. 

En ese mismo artículo se dice que una solución es aceptar ese síndrome y dejar que te acompañe, permitiendo así que ayude como factor de esfuerzo, de preocupación por que el trabajo salga bien.

Creo que algo así es lo que siento yo, y como lo contrarresto. Cada vez que tengo un nuevo desafío (una nueva asignatura, un nuevo rol en mi empresa, una negociación complicada), mi mente tiende a decirme que no tendría que estar ahí, que otros lo harían mucho mejor, y que al final “me van a pillar”; que tendría que haber rechazado la propuesta, o no haberme atrevido a poner en marcha el proyecto. No lo puedo evitar. Es una sensación compleja y, en ocasiones, bloqueante, aunque de manera temporal. La sensación de poder defraudar al equipo, a la institución que te ha contratado, etc., es más fuerte que cualquier sensación de “podré hacerlo, yo lo valgo”.

Por suerte, ese bloqueo no dura siempre, y la reacción habitual suele ser que le dedique muchas horas a “evitar el desastre”. En general, consigo llegar a puerto con vida.

Si es así, ¿por qué sigo pensándolo cada vez que tengo un nuevo reto? ¿Por qué no aprendo y acepto que pasaré por ese período de miedo y que luego las cosas saldrán relativamente bien? Imagino que porque para mi cerebro es un seguro; seguir sintiendo esa sensación de que estoy por encima de mi capacidad me permite seguir esforzándome. Seguro que el primer gran, gran batacazo que me meta será si en algún momento ya no tengo esa tensión.

Pero mientras tanto, aprovecharé esta sensación para seguir esforzándome en cada proyecto, y no me pillen :)

2/09/2016

Craig Mod en Myanmar

Craig Mod es un personaje peculiar. Diseñador web, de libros electrónicos y de papel, fotógrafo, ... supe de Craig, en ese momento diseñador en Flipboard, tras leer su artículo Post-Artifact Books & Publishing, una referencia para entender el rol del libro electrónico allá por 2011. Le vi y pude hablar con él en mi primera asistencia a la conferencia Books in Browsers. Corroboró mi impresión del artículo. Había cierta magia en sus palabras, confluyendo el toque literario que evidentemente tanto gusta en un entorno editorial, con un conocimiento profundo sobre la importancia que tiene el diseño en nuestra interpretación de los objetos y aplicaciones digitales.





Hace unos meses volvimos a coincidir, esta vez en Paju, esa mítica ciudad de la que ya he escrito por aquí. Pude observar su poder de atracción sobre otras personas, de manera casi hipnótica. Tal y como ocurre cuando eres el único que no bebe en una fiesta, pude observar con tranquilidad, y con un punto de asombro, una demostración practica de lo que significa tener carisma en estado puro.



Pero hay mucho más que forma en lo que hace Craig. También hay contenido. Y es tras leer el artículo que ha escrito en The Atlantic sobre sus seis semanas de trabajo de campo en Myanmar, donde fue directamente tras los días que coincidimos en Corea del Sur, cuando han surgido estas palabras que ahora estas leyendo. Ahora lo que tienes que hacer es leer, y ver, cómo los granjeros de Myanmar usan Facebook, y asentar algunas de las reflexiones de Craig sobre el desarrollo digital más allá de nuestro primer (o segundo) mundo.

2/02/2016

Hablando de analítica y métricas delante de... bebés

(fotografía de Toby Lewis, @TobyLewis2)

Campus está cambiando la fisionomía del ecosistema emprendedor en Madrid. Su actividad constante y la retroalimentación que los diferentes Campus de Londres, Tel Aviv o Seúl reciben entre sí ayuda a generar ideas y experimentos interesantes.

Como Campus for Moms and Dads, una evolución del programa ya existente en Londres y Tel Aviv, que busca que aquellos emprendedores con niños pequeños también puedan generar comunidad. Así, se organizan charlas y eventos donde los niños son bienvenidos, y donde tienen juegos y están con cuidadoras, pero en el mismo espacio físico donde se produce la charla.

Como papá, me encantaría probar un día a llevar a Olivia a uno de estos eventos. Y como ponente, hoy he tenido la oportunidad de impartir una charla de analítica a 60-70 emprendedores... y a una buena cantidad de niños pequeños que, la verdad, no hacían mucho caso, pero que estaban super entretenidos con los juegos, las pantallas, etc. Muy divertido, y desafiante! Más de una vez me he quedado en blanco al ver cómo un niño pasaba descalzo por delante de mí como si tal cosa.

Una de las razones más poderosas por las que realizo acciones pro bono frecuentemente, además de para ayudar a comunidades, es la de tener nuevas experiencias y aprender de la gente con la que colaboro, y también de mí mismo al ejecutar esa acción. Hoy me lo he pasado muy bien y he aprendido mucho de estos enanos :D


1/26/2016

De mayor quiero ser Maria Popova



Teclearbrainpickings.org en el navegador de mi portátil significa entrar en un mundo mágico, donde literatura, creatividad, filosofía, pensamiento y reflexión confluyen en cada uno de los artículos escritos por Maria Popova, una búlgara con alma neoyorquina que dedica su vida a leer y a regalarnos lo que lee varias veces por semana. Mi Pocket tiene más artículos de Brain Pickings que de cualquier otra fuente de internet.

Me encantan muchas cosas de Brain Pickings. Lo primero que me llama la atención cada vez que hago clic en algún artículo es que desde el primer párrafo se nota el trabajo que ha llevado, y la pasión con la que se ha escrito. Es un trabajo de investigación en toda regla. Imágenes obtenidas de otras obras. Enlaces a bibliotecas públicas en lugar de a Amazon, como hacemos casi todos los mortales. Referencias constantes a otras obras, y otros artículos igual de interesantes. 

Solo me queda recomendar que visiteis la página, y así podais disfrutar de reflexiones tan interesantes como la del filósofo Alan Watts sobre nuestra incapacidad de vivir el presente, de habitarlo. O su descripción de la obra de Carol Dweck, Mindset: The New Psychology of Success, que en el teclado de cualquier otro se hubiese convertido en una descripción de un libro de autoayuda, y que sin embargo convierte en un ensayo sobre cómo nuestra predisposición y esfuerzo ante los eventos vitales determina gran parte de nuestra vida. O el genial artículo tras la muerte de Oliver Sacks, uno de los que me leí para realizar mi propia ofrenda.

Tuve la suerte de escuchar en vivo a Maria Popova en la conferencia Tools of Change del 2013 en Nueva York. Ya me pareció fascinante, …




… pero tras el artículo en el que celebraba los primeros siete años de Brain Pickings, ya me convertí en fan.

El día a día me lleva a otros artículos más directos, más pragmáticos. Menos mal que existen oasis.



1/18/2016

La experiencia de escribir un artículo iterativamente: España Lean Startup 2015


Por tercer año consecutivo, Mario López de Ávila, Jose Antonio de Miguel y otros locos, hemos decidido sacar tiempo de donde no lo hay para escribir una edición más del España Lean Startup, una recopilación de artículos por parte de expertos del mundo Lean Startup o gente como yo, que sin ser experta absoluta del dominio, sí está interesada en ciertos aspectos del Lean, y lo practica cuando y donde puede.

En 2013 la escritura fue relativamente sencilla, básicamente porque lo que hice fue organizar ideas que ya tenía muy claras en la cabeza. Fue una introducción al modelo AARRR de Dave McClure en el entorno de métricas para startups. Después, además, "aproveché" una baja de varias semanas por una operación en la rodilla para generar la versión ePub del libro.

En 2014 la cosa fue algo más complicada. Comenzó muy bien, pues primero se organizó un evento en septiembre de ese año donde se presentaron todas las ideas de cada capítulo para que los asistentes diesen su opinión e, incluso, se convirtiesen en co-autores. Pero claro, el problema de que te den retroalimentación es que... hagas caso :) Así que decidí generar un catálogo de herramientas de ciencias de datos. Ahí es nada. Ciento y pico herramientas después... terminé el artículo :)

En 2015 todo ha sido aún más difícil. Tenía una idea en la cabeza, pero no pude asistir al evento de septiembre así que no pude contrastar. Tarde en ponerme a escribir (internamente, eso quiere decir que me perdí un par de iteraciones) y cuando finalmente encontré tiempo me dí cuenta de que Javier Megías estaba tratando ese mismo tema. Si Javier ya estaba en ello, no tenía ningún sentido que yo hiciese lo mismo, y peor, así que decidí cambiar mi elucubración sobre métricas de impacto dependiendo del ciclo AARRR de una startup, por algo totalmente diferente: el descubrimiento de problemas, y, en concreto, mediante la utilización de ciencia de datos.

El resultado lo podéis leer ya en la página de España Lean Startup 2015, al igual que el resto de los artículos. No esperéis demasiado del mío. Es decir, creo que la introducción a por qué la parte de Problem Discovery es para mí la más importante en cualquier proyecto innovador, y la descripción de algunas técnicas para conseguirlo, está bien explicado. Pero no he llegado muy lejos en cómo la ciencia de datos puede ayudar en esa fase de "prueba y error", de investigación, de acciones rápidas y sucias para saber si vamos o no por buen camino. Seguiré escribiendo e indagando en ello durante este 2016.

La escritura de manera iterativa me ha resultado un experimento muy interesante. Creo que tiene mucho valor cuando:
(1) hay compromiso y realismo con respecto a las iteraciones.
(2) hay audiencia con ganas de interactuar, y el autor se mueve para que esa audiencia reaccione.
(3) hay una plataforma de interacción bien definida, y sencilla.
(4) el autor no tiene miedo a tirar cosas a la basura (2013), o a convertir uno de los puntos iniciales en el artículo completo (como me ocurrió en el 2014).

Ahora que me encuentro en plena revisión de un libro que estoy escribiendo, te das cuenta de lo difícil que es procesar mentalmente y de manera adecuada trescientas páginas de manuscrito (de ahí que mi respeto por los editores esté creciendo muchísimo últimamente :D). Un enfoque iterativo podría funcionar, aunque no sé si para libros completos haría falta algo más de metodología.




1/12/2016

Ser estoico

Mi lectura principal estas navidades ha sido el libro "Philosophy for life" de Jules Evans, a quien conocí en Seúl el pasado octubre. Aunque la sinopsis del libro se ajusta a un nuevo Mundo de Sofía, o al típico resumen de la filosofía occidental, me está sorprendiendo el enfoque sencillo y muy de andar por casa que Jules da a cada escuela.

Concretamente, ha dedicado una sección completa al Estoicismo. Muchos de los temas que aparecen en esa parte llevan dando vueltas en mi cabeza estos últimos meses. Conozco la postura estoica desde hace años, más allá del concepto conocido popularmente como "aguantar lo que te echen". Sabia que el estoicismo tiene muchos mas detalles. Pero solo ahora, al referirme a los clásicos de Epicteto o Séneca, y al referir sus palabras a mis propias reflexiones actuales, es cuando todo tiene mas sentido.

Solo por describir una de las decenas de cosas que me pasan por la cabeza con respecto a este tema, me pregunto si un emprendedor puede o no ser estoico.

Creo que es una reflexión complicada. Por una parte, un emprendedor no puede aceptar muchas de las premisas de partida de los estoicos: 
  • La ira de los seres humanos se debe principalmente a expectativas excesivamente optimistas acerca de cómo se resolverán los problemas.
  • Su definición de lo que es un ser humano, como "un cuerpo débil y frágil, desnudo, naturalmente indefenso, en necesidad de asistencia, expuesto a todos los insultos de la Fortuna, y, una vez ha provisto a sus músculos de un buen ejercicio, se convierte en alimento de la primera bestia salvaje."
  • Significa aceptar que nos puede pasar cualquier cosa en cualquier momento. 
  • Es un enfoque filosófico básicamente individualista. Ningún líder estoico ha intentado convertirlo en una 'filosofia oficial' de ningún grupo o estado. Sabían que no funcionaria.
¿Un emprendedor que no sea optimista por naturaleza, como el personaje Polyanna de la obra de Eleanor Porter? ¿Que acepte que somos meros animales aniquilables por el azar en cualquier momento? ¿No tendría más sentido que los emprendedores fueran epicúreos, disfrutando de la vida y aprovechando las oportunidades disponibles para llevar la felicidad a sus congéneres a través de sus productos y servicios? 

Sin embargo, tras una lectura algo más profunda y tranquila sobre lo que algunos de los estoicos más reconocidos como los arriba mencionados Epicteto y Séneca, pero también Marco Aurelio con sus Meditaciones, o Martha Nussbaum, la cosa no está tan clara.

Porque los estoicos no dicen que hay que aceptar cualquier cosa que nos venga, sino que hemos de estar preparados a aceptar lo que no podemos controlar. Eso sí es algo que todo emprendedor vive constantemente. Siempre digo que un emprendedor es ciclotímico, pues el mismo día que es el rey del mundo, se convierte en el vasallo más desgraciado, con solo recibir dos correos electrónicos. Pero lo que quiero decir en realidad es que un emprendedor aprende, a veces rapidamente y a veces no, que el mundo es muy complejo y que no podemos controlarlo todo. El optimismo necesario al arrancar un proyecto no puede ser naif. El segundo mago es una técnica de creatividad que nos fuerza a dar un paso atrás y comprobar los factores geográficos, culturales, sociales o legales que pueden afectar una industria, una idea, un problema o un segmento de mercado. Esto forma parte de ese optimismo informado.

Nussbaum dice que podemos ser destruidos por catástrofes. El estoico sabe que eso puede ocurrir, y luchará mientras sea posible, pero aceptará la derrota cuando no sea capaz de proseguir. Un emprendedor debe aprender eso. Hace poco más de un año asistí a una charla más conversación privada con Ash Maurya, autor de Running Lean, un libro de referencia en el ámbito de las startups. Un de los temas de los que hablamos fue de cuándo saber parar. De la misma forma que un artista marcial ha de aprender cuándo su adversario lo ha derrotado, o un ajedrecista sabe cuándo aceptar que aunque queden movimientos, ha perdido de manera clara, un emprendedor tendría que poder entender cuándo se ha terminado el juego. 

El libro de Evans menciona una estadística del 2010 sobre la mayor causa de sufrimiento de los soldados británicos destinados en Irak y Afganistán. No era nada relacionado con la guerra, sino la impotencia y frustración de escuchar por teléfono a sus parejas quejarse de problemas caseros que, desde sus destinos, ellos no podían solucionar. El estoicismo se está aplicando en muchos ejércitos de todo el mundo para, entre muchas otras cosas, enseñar a los soldados a gestionar este tipo de sentimientos. Los emprendedores también lo necesitamos. Evans también menciona otras escuelas de filosofía, como el Escepticismo, que sin duda también tiene mucho sobre lo que reflexionar en el ámbito empresarial, por la importancia que le dan a no prejuzgar acerca de si una acción es buena o mala per se, pero principalmente por la necesidad de establecer hipótesis acerca de la realidad que luego es o no validada con la experiencia... ¿algún practicante de Lean Startup en la sala? Aún así, la descripción y, en algunos casos, defensa del estoicismo por parte de Evans me han llamado más la atención. 


No sé si una empresa puede ser creada por un único emprendedor que sea estoico. Pero sí voy teniendo claro que es necesario que alguno de los socios sí lo sea, y aplique esa templanza y aceptación de hechos a la filosofía de la empresa. Aunque parezca que este enfoque "aplana" las sensaciones del día a día en una empresa, hay que tener en cuenta que la adaptación hedonista que los seres humanos expresamos inherentemente hace que aunque las cosas nos vayan mejor o peor que en etapas anteriores, nuestro nivel percibido de felicidad, de media, se mantiene en el tiempo. 

12/29/2015

La importancia de la destilación en la enseñanza

Hace un par de semanas me invitaron a impartir una sesión de Analítica de Datos en el curso de Business Design y Lean Startup en H2i. Tengo un cariño especial a H2i pues empezaron al mismo tiempo que 24symbols y estuvimos una temporada compartiendo despacho. Así que aunque inicialmente tenía algún impedimento de agenda, no pude decir que no.

El curso es una introducción a la Analítica de Datos, centrado en el ciclo de vida de una startup, pero introduciendo temas de Ciencia de Datos. No me considero un "científico de datos" puro. Lo fui hace unos cuantos años, cuando estaba en Denodo, y antes de que este palabro se pusiese de moda. Ahora, como mucho, soy un Data Businesspeople, según define el artículo de O'Reilly



Sin embargo, este curso, en sus diversas modalidades (charlita de una hora, curso de cuatro u ocho horas, o reuniones 1-a-1 con startups), está funcionando muy bien, aún tratando temas complejos y fárragosos. Debido seguramente a que llevo casi 20 años impartiendo clases en el ámbito universitario y profesional, y a que llevo ya muchas asignaturas a mis espaldas, me preocupo de entender todo desde una base clara. En el caso de ciencia de datos y analítica de datos he hecho lo mismo. No es fácil encontrar libros, videos o artículos que expliquen los conceptos fundamentales de manera organizada y estructurada. Sin elementos tan técnicos que solo ingenieros y matemáticos puedan entenderlo, pero llegando a un nivel de complejidad más profundo que lo que se puede encontrar en las revistas de negocio al uso. Es el trabajo que hago en cada una de mis asignaturas. Así, consigo que áreas tan complejas como los datos se puedan engullir un poco mejor.




Esta forma de trabajar es la que también aplico a mi día a día profesional. Será por la edad, porque mi cabeza no da para más, o porque trabajar en una startup exige entender a fondo multitud de cosas, pero cada vez necesito más el dar un paso atrás y entender bien las bases de lo que se está hablando, antes de ponerme en serio: qué es esto del Deep learning en detalle, funcionamiento teórico y real de las retenciones fiscales internacionales, de dónde vienen ciertas cláusulas en los contratos con las editoriales, cuál es la motivación histórica que hace que cierto grupo de autores actúe de cierta manera... Al fin y al cabo es una puesta en práctica de algunas de las técnicas que enseño en mis asignaturas de creatividad y producto. Pero como siempre ocurre, solo cuando realmente lo necesitas, es cuando se le saca todo el valor.

Eso lo definió el otro día Alicia Chavero, la responsable de H2i, como "destilar" el área de conocimiento. Y me gustó mucho el término., describe muy bien todo lo que llevo haciendo desde hace años en el ámbito académico: tomar mi experiencia profesional, añadirle la base académica, y destilarlo todo en un orden y ritmo concreto.

Esta destilación no es, ni más ni menos, que aplicar lo de contar historias (ahora conocido como storytelling) a cualquier área de conocimiento. Convertir todas las complejidades, dificultades, áreas de aplicación, en una historia que tenga cierta coherencia, que sea entendible para el público objetivo. Una vez más, no es nada nuevo, pero considero que necesitamos cada vez más profesionales que conviertan la complejidad en oportunidades.

Los riesgos también son inherentes. Dependemos de que ese profesional realice el destilado de manera correcta. Que no elimine información que resulte fundamental, y que no pierda el tiempo con detalles que no aportan. En el curso de H2i me dí cuenta de que estaba dedicando demasiado tiempo a la introducción, que se centraba en defender la utilización de datos en un entorno startup. La realidad era que el grupo de alumnos no necesitaba esos ejemplos, ya estaban convencidos. La comprensión en detalle del público objetivo es elemental, pero a veces se nos escapa.