2/26/2009

¿Déficit de atención por la tecnología?

Hace ya casi cuatro años escribí un artículo en este blog sobre los problemas de déficit de atención que parece que vienen provocadas por las nuevas tecnologías. Ya en su momento había dudas, y en el blog de MindHacks se vuelve a dudar de que realmente estemos en un momento diferencial en este aspecto. Su punto de vista es muy interesante. De acuerdo, las nuevas tecnologías nos obligan a prestarles atención, evitando la concentración absoluta tan desea, pero, ¿era eso posible antes, cuando no existían tecnologías que, por otra parte, nos ayudasen a controlar otros temas? Por ejemplo, los relojes en los hornos, o los walkie-talkies para controlar a los niños mientras duermen. Básicamente, en mayor o menor medida, los problemas de atención han existido a lo largo de la historia.

Yo ya comentaba hace cuatro años que existen ya demasiados trabajos que intrínsecamente requieren concentración, pero que, por razones organizativas o corporativas, exigen cambios de contexto constantes. Quizá no es tan diferente de estar en un parque infantil con dos niños, intentando hablar con el móvil con un amigo ;) ;) ;)

Quizá el problema de la tecnología es que, aunque en casi todos los casos el no responder a esas pseudo-necesidades no son tan urgentes, creamos un compromiso social y psicológico (El teléfono está sonando, ¿no contestas? ¡te mandé un correo hace 20 minutos y no me has respondido!) que puede ser más perjudicial que el hecho en sí.