12/13/2009

Carrera universitaria de Innovación... ¿tiene sentido?

La Universidad de Colorado ha sacado una "carrera universitaria" de Innovación. Cuando lo leí por primera vez me sorprendió. En lugar del típico "Bachelor of Science" (bachiller en ciencias) o "Bachelor of Arts" (Bachiller en Artes), la universidad crea un "Bachelor of Innovation", que luego especializa en áreas concretas, como Informática, Ingeniería Eléctrica, y otras un poco menos típicas, como Diseño y Desarrollo de Juegos.

Cuando se lee el programa en detalle, parece que el nuevo término tiene un poco de márketing: tiene más pinta de una potenciación del área de innovación en carreras de informática, ingeniería eléctrica y demás. Como si en alguna universidad española se permitiese al alumno cursar unas cuantas asignaturas de innovación para conseguir una especialización, o un diploma adicional.

Si bien este concepto es curioso como mucho, el que se le dé tanta importancia a la innovación sí me parece correcto, así como que se vea desde todos los puntos de vista posible: técnicas, organización, propiedad intelectual, etc. Sólo así una persona puede proponerse "ser innovador" más allá de "tengo ideas y las implementamos".

6 comentarios:

dfernandez dijo...

Buff... a mí tanta referencia gratuita a la innovación que se hace últimamente por todas partes, entre políticos, analistas y teóricos de la tecla me empieza a provocar sarpullidos (y eso que soy parte directamente afectada).

Una persona innovadora no se hace, no se enseña, no se crea a partir de un ciudadano cualquiera a base de enseñarle "procesos innovativos". Y mucho menos se le da un título de "innovador" por haber cursado una carrera universitaria.

El problema creo que es que los "Valdanos del software" del mundo adelante han encontrado en "innovación" un palabro estupendo que les permite teorizar y escribir ríos de tinta, cuando en realidad una persona innovadora es algo que siempre ha estado ahí, y que, en mi opinión, simplemente se refiere a una persona con dos características:

1. Un conocimiento muy extenso y profundo del trabajo de que se trate.

2. Una de tres (o las tres): 2.a. Ganas de mejorar su sector para hacer su trabajo mejor; 2.b. Ganas de hacerse un nombre y un prestigio en su sector; o 2.c. Ganas de ganar dinero haciendo algo diferente, y por tanto sin meterse de lleno a competir en mercados atestados ya de empresas.

Pero... ¿coger a alguien de la calle y enseñarle innovar? ¿a partir de qué procesos/estándares/libros de texto? eso es como si le enseñas a alguien los procesos necesarios para pintar la Mona Lisa. Lo hará macanudamente, pero no creará una nueva obra de arte... sólo hará copias del mismo cuadro.

Como dicen por ahí... just my two p ;-)

Justo Hidalgo dijo...

Hola Dani,

antes de nada, gracias por estos comentarios, que enriquecen el blog.

Esto me ha salido muy largo, así que lo escribo en dos comentarios.

Estoy de acuerdo contigo en que la palabra "innovación" aparece hasta en la sopa. Ahora parece que hacer "algo" no es suficiente si no es "algo innovador". Se pide innovación para salir de la crisis, para que los niños estudien, para que las vacas vuelen, ...

Pero primero habría que diferenciar entre "creatividad" e "innovación". Para mí, una persona creativa es la que, dado un problema, es capaz de validar si ese problema merece la pena resolverse, y, después, es capaz de resolverlo de una manera que no se había realizado antes (en su entorno y contexto). Una persona innovadora es alguien que es capaz de sacar "valor" al resultado de ese proceso creativo. Así, la persona creativa se mantiene en su contexto, y se puede considerar un "inventor", mientras que el innovador tiene un mayor valor de mercado, pues sabría seleccionar las invenciones más adecuadas, moldearlas según las necesidades de mercado, y "venderlas" (donde "vender" es una entidad abstracta).

Segundo, has mencionado la idea de "persona innovadora". Tal y como ocurre en la ingeniería del software, los problemas se incrementan cuando el problema es cómo conseguir que un grupo innove. Al igual que la ingeniería del sw surge cuando se ve que los sistemas a construir son demasiado complejos, las teorías y metodologías de creatividad e innovación surgen cuando las empresas y organizaciones se dan cuenta de que para sobrevivir es necesario innovar de manera *sistemática*.

Justo Hidalgo dijo...

Seguimos :)

En lo que no puedo estar más en desacuerdo contigo es en lo que dices que una persona innovadora (o creativa) "no se hace". Con respecto al proceso creativo, esa era la postura tanto occidental como soviética en los años 50 y 60, y hace años que mucha gente está luchando contra esto. Sí puedes coger a alguien de la calle y enseñarle a "ser creativo" (y no me refiero a meterle en un estudio de marketing, sino a aplicar técnicas que permiten resolver problemas): yo he recibido alguna clase sobre ello, y luego las he impartido, y funciona. Es totalmente cierto que no se puede ser muy creativo si no se parte de un conocimiento exhaustivo del área donde se intenta solucionar problemas (las ideas "Eureka", sencillamente, no existen, ya sabes lo de 10% inspiración, 90% perspiración :)); pero también es cierto que estas técnicas buscan organizar el cómo se encuentran los problemas y cómo se analizar, para evitar que se resuelvan los problemas equivocados. El ejemplo clásico aquí sería un ingeniero del software que implementa maravillosamente bien un algoritmo... que no resuelve el problema a casi nadie, o que crea <palabr>trade-offs</palabro> mayores que los que intenta resolver. O el diseñador industrial que crea un producto que no es entendido por nadie.

Algunas de las técnicas y metodologías que estudio intentan -y a veces consiguen!- resolver problemas de manera sistemática; cuando sólo ves la solución, te parecen ideas muy ingeniosas, de "genios", pero luego descubres que hay algo detrás. Por supuesto, una vez se llega a ese estado, el ser "un buen pintor" o ser "Da Vinci" es cuestión de talento innato. Pero entre medias hay un largo camino que muchos de nosotros, más limitados, podemos andar.

Con respecto a la innovación, es incluso más complejo. Aquí sólo me he metido en la innovación de producto de tecnología, aunque por lo que he visto, muchas de las cosas que he leído serían aplicables a otras áreas. El rollo aquí es sencillo: no es fácil innovar porque casi todas las "innovaciones" fallan. Desde ideas que eran malas desde el principio, hasta ideas que llegaron antes de tiempo, hasta buenas ideas mal posicionadas. En todos estos casos (y en las malas ideas que tienen éxito por saber buscar su hueco) es el "innovador" como rol el que tiene responsabilidad.

Vaya, no cabe tampoco :(

Justo Hidalgo dijo...

Y termino!

En cuanto a si existen procesos, estándares o libros de texto sobre creatividad/innovación... pues los hay, pero hay que buscarlos. Busca por "CPS", "TRIZ" o incluso "Theory of Constraints" -aunque esto está más relacionado con optimización de procesos industriales-; en cuanto a innovación, el concepto de Open Innovation es muy interesante como búsqueda de resolución del problema mencionado anteriormente de "innovación corporativa". Yo todavía no he encontrado una "metodología perfecta" (soy un poco maniático en eso, no creo mucho en "técnicas" si no están asociadas a una teoría o, al menos, a una metodología), pero cogiendo de aquí y de allá salen cosas interesantes.

Uffff, espero que sigas despierto tras todo esto :) En resumen, para mí es una línea de investigación apasionante, que abarca desde las estructuras de memoria y pensamiento de nuestros cerebros, hasta los esfuerzos realizados para creación de teorías cuasi-matemáticas del proceso creativo. Creo que estamos todavía en una fase muy preliminar, pero bueno, creo que la Ingeniería del SW estaba así hace unos pocos años, ¿no? :)

Ale, que siga, que siga!

dfernandez dijo...

Bueno, en realidad esa diferencia entre "creatividad" e "innovación" yo no la veo clara, porque pareces plantear como "creativo" al técnico que tiene la idea brillante, e "innovador" al que es capaz de sacarla al mercado... y para mí innovador es el de la idea, y el otro simplemente un buen oportunista de mercado. Y a veces se combinan las dos cosas, claro... véase Edison. Entonces obtenemos innovadores que además se hacen ricos ;-)

Para mí en cierto modo la creatividad no es más que el combustible que alimenta al innovador o al artista. De modo que en mi cabeza "creativo" e "innovador" tienen bastante de sinónimos.

Y en todo caso, sigo resistiéndome, lo siento, a pensar en "fabricar" creativos/innovadores. Creo que eso deja de lado algo en lo que creo ciegamente y que en cierto modo rige mucho mi manera de pensar: el talento.

Creo que el talento existe, creo que está ahí, en cada persona, en que cada uno tiene sus talentos específicos (que siempre son pocos), en que una persona es afortunada si alguno de sus talentos es grande, muy afortunada si lo descubre o se lo descubren, y extremadamente afortunada si además puede vivir de ello.

El talento es algo que es inherente a nuestro cerebro, a dios sabe qué relaciones neuronales que tengamos desde dios sabe cuándo y dios sabe por qué (o no), y que un buen maestro puede hacer aflorar... pero es algo que no es común a todos los seres humanos. No todos valemos para todo, independientemente de la cantidad y calidad de entrenamiento.

Y por eso, creo que por mucho que entrene a alguien para ser innovador en software, que le explique procesos, que le enseñe a ordenar sus pensamientos... si su talento es la jardinería, jamás lo conseguiré. Conseguiré que sea un ingeniero de software productivo. Conseguiré que sea capaz de identificar necesidades, de resolverlas, de empujar los límites de su esfuerzo... pero no conseguiré a alguien con momentos geniales que definan el futuro del sector. No lo creo.

Porque las personas que tienen esos momentos geniales no son las personas metódicas que, aplicando estándares y normas, filosofías, maneras de ordenar su trabajo, técnicas de estudio y estándares de calidad llegan a obtener un muy buen producto. Ésos sólo son muy buenos profesionales, excelentes profesionales, imprescindibles. Pero los de las ideas geniales son, prototípica y exageradamente, gente desordenada que un día fregando los platos se fijan en una gota de jabón y en ella ven una nueva tecnología que vuelve nuestro mundo del revés para siempre. Personas que no necesitan el esfuerzo, porque la capacidad está en ellos, es algo que les es propio. Personas que son controladas por su cerebro, y no al revés.

Para mí negar esto es como pensar que todos los futbolistas tienen que ser como Cristiano Ronaldo sólo por llevar entrenando desde la misma edad que él e igual de duro que él. Pues no. Porque él tiene más talento. Más... "algo", para darle patadas a un balón. Y yo y los demás no lo tenemos. Así es la vida de perra. A cambio, él no me llega ni a la suela de los zapatos haciendo software ;-)

Así que no, en resumen, no creo en enseñar a la gente a ser creativa o innovadora. Creo en enseñarles a ser buenos profesionales, creo en conseguir que aporten un valor brutal a la empresa, al mercado, al sector... pero no en que dejen de ser hormiguitas para convertirse en artistas, a destacar entre la multitud a base de procedimiento y proceso. Eso sólo ocurrirá si el talento ya estaba ahí, y simplemente consigo hacerlo aflorar.

Ahora bien, que me digas que algún día seremos capaces de comprender nuestro cerebro lo suficiente como para entender cómo funciona esto... pues hombre, sí... pero entonces, si todos podremos hacer de todo y aspirar a todo y hacerlo igual de bien en todo sólo con esfuerzo y aprendizaje... ¿dónde va a estar la gracia? ;-)

Justo Hidalgo dijo...

Bienvenido de nuevo, Dani!

Esa diferenciacion entre el creador y el innovador no la he inventado yo, pero me gusta porque diferencia dos aspectos necesarios y complementarios. A esos dos hay que agnadir el de emprendedor, que no se puede confundir con el de innovador tampoco.

Y creo que no vamos a coincidir en lo del creador con talento. Por supuesto, si alguien tiene "talento", lo tiene mucho mas facil. La teoria de las inteligencias de Gardner van por esa linea (mi ejemplo favorito es el de Michael Jordan y su inteligencia cinetica). Pero el pensar que los creadores tienen las "ideas felices fregando los cacharros" es un sesgo y un mito (te remito al libro "Creativity" de Mihaly Csikszentmihalyi). Esta aceptado que el proceso de creatividad tiene una fase "eureka", pero solo tras unas fases previas, la primera de las cuales es la de "intimacion", es decir, la de estudiar como un loco en un area determinada.

Siguiendo con tu ejemplo del talento, las tecnicas de creatividad son las que permiten que una persona sin talento resuelva problemas de manera creativa, y que "Ronaldos" de la vida lleguen aun mas lejos que si sencillamente se les hubiese dejado dar patadas sin control. De hecho muchas tecnicas de creatividad buscan "patrones" de la misma manera que los patrones de analisis o de disegno de la ingenieria del software.

Concluyendo por mi parte, creo que el problema esta en pensar que "innovar" es algo mitico, algo "fuera del alcance de los mortales". Sin quitarte la razon con respecto al talento, yo creo que no es asi.