5/31/2006

Qué significa ser un murciélago

Sí, sé que se supone que esto es un blog "técnico" sobre temas de ingeniería del software, integración de datos, etc... pero cada vez me atrae más el mundo de las emociones y la consciencia desde diferentes puntos de vista: neurológico, psicológico y social (y aquí sí que lo asocio con los temas gerenciales de la ingeniería del software).

Este artículo es un clásico de la investigación sobre la consciencia, o el problema mente-cuerpo (con las dos escuelas contrapuestas, aquella Cartesiana que cree en una diferenciación absoluta entre ambos componentes, y la otra, que considera que ambas forman un yo indivisible... hacia la que yo me he decantado últimamente...). En concreto, su intención es la de demostrar que es imposible explicar la naturaleza física de ningún fenómeno mental, el carácter subjetivo de la experiencia (me atrevería a llamarlo el carácter homeostático de las experiencias externas, pero quizá esté metiendo la gamba).

El ejemplo que se propone es el de un murciélago, y se basa en que las diferencias fundamentales entre el sónar de los microquirópteros y nosotros provoca una subjetividad tal que impide conocer el funcionamiento mental de los murciélagos desde nuestro punto de vista. Es, al fin y al cabo, la unión mente-cuerpo que comentaba anteriormente. Sin embargo, veo (en mi ingenuidad) el sónar como "una interfaz de acceso" que utiliza el murciélago para acceder al mundo exterior y así extraer sus propias conclusiones. Obviamente, imagino que esas grandes diferencias estructurales y fisiológicas afectan a la organización neuronal del murciélago, lo cuál, efectivamente, explica por qué no podría, en la actualidad, entender al murciélago. Es como si una ontológía de automóviles tuviese que "entender" una ontología de "libros", sencillamente no tiene sentido, aunque al final ambos se utilicen en una herramienta web de búsqueda (estúpido lo sé, pero me sirve). ¿Pero qué significa "entender"? El autor lo explica como la diferencia entre "comportarse como" y "ser". Uno puede pretender ser un murciélago, aunque su estructura interna siga siendo el de un humano.

Bueno, que sirva como introducción a un artículo muy interesante.

No hay comentarios: