9/15/2006

La disrupción tiene riesgos pero es necesaria... ¿siempre?

Me encanta encontrarme en un momento en el que la innovación y el interés por técnicas, metodologías e ideas disruptivas estén tan en boga. Como en cualquier área de interés inicial, todavía se leen muchos artículos que introducen las áreas, con diferentes puntos de vista, con repeticiones constantes de términos, ...

... una de las cosas que ocurren en estos momentos es que no seguir la tendencia es algo malo, es algo a evitar, es quedarse anclado en el pasado.

En este artículo de La Pastilla Roja se referencia otro de OpenForce.com, en el que se listan (otra cosa: qué manía la de listar constantemente las "10 mejores", "10 peores", "10 regulares"...) las 10 maneras de matar una buena idea.

Sí, es cierto. Yo estoy metido en temas de investigación e innovación, y sin duda muchas veces se descartan grandes ideas por burocracia, miedo, falta de atención, ...

Sin embargo, la sensación que tengo, y avalada por algunas reuniones de las últimas semanas con gente del sector informático y de las comunicaciones, es que estamos con la "moda de la innovación". Ahora lo que se lleva es arriesgarse ante cualquier idea. Cualquier tema merece la pena ser escuchado, por muy fuera de tono que sea. Considero que no es exactamente igual a la locura del "boom" de finales de los 90, ahora es más metodológico, conceptual... "innovar" es lo chulo, lo que mola. Tiene que haber un departamento o área de innovación en todas partes. No es sólo I+D, tiene que ser I+D+i (¿a qué concepto pertenece la I mayúscula, por cierto?). Y, sobre todo, hay que aguantar frases "tsche tsche tsche tsché" cuando uno comenta que un determinado plan de negocio o una manera de desarrollar software no cuenta con las palabras "open source", "freeware", "CreativeCommons", "Web2.0", "Agile Programming" entre las más importantes de las frases desarrolladas... incluso cuando estas personas o no conocen para nada lo que uno está haciendo, o lo conocen, pero no al mismo nivel que el que está hablando (aplicando la lógica particular: "he oído que un árbol se ha caído, seguro que es un pino, porque todo lo que leo es información sobre pinos").

De la misma manera que creo que hay que estar al tanto de todas las novedades tanto tecnológicas como metodológicas o de negocio, también creo que hay que respetar (lo cuál no significa aceptar sin más) conceptos más clásicos o menos novedosos, pero que han demostrado su valía durante mucho tiempo.

Así que es importante escuchar cualquier nueva idea, por disruptiva, inadecuada, radical que parezca... pero ponerla en el contexto adecuado e intentar acertar con la decisión.

1 comentario:

José Luis Marina dijo...

Para que tu proyecto mole tienes que ponerle un "2.0" detrás, meter AJAX si es web, que sea Open Source (no free) y efectivamente se hace desde un departamento de I+D+i (Investigación + Desarrollo + innnovación). Es la moda y se le pone la etiqueta de "salchichón" al chorizo porque aquél está de moda y nadie lo va a comprobar.
Pero la verdadera innovación en el fondo es rompedora con lo anterior y lo hace de manera natural.
Es como aquello de "La ciencia avanza pese a los grandes popes". Debes romper con la moda que se crea después de un buen descubrimiento.
¡¡Aúpa esa tesis, Justo!!