4/30/2007

A veces, sólo a veces, el desconocimiento mejora las cosas...

Sigo metiendo en este blog algunos comentarios personas relacionados con mi experiencia en la empresa.

En general, siempre he tenido una relación amor-odio con el perfil que he desempeñado en mis diferentes ocupaciones, sobre todo en los últimos años. Mi perfil técnico, aunque cercano a los departamentos de marketing y ventas, junto con mi capacidad (tras unos cuantos años de docencia) para explicar lo que hacemos en diferentes niveles de profundidad, en español e inglés (aunque esto bastante peor), ha hecho que mi carrera haya discurrido por ese punto intermedio. Pertenezco a I+D, y es lo que realmente me gusta hacer, pero la mayor parte de mi tiempo estoy dando soporte o incluso involucrándome en otras áreas. Lo bueno: creo que este perfil "todo-terreno" me ayuda a conocer mejor el por qué las empresas funcionan como funcionan, y mi bagaje es, sin duda, amplio. Lo malo: la falta de especialización me provoca problemas en algunos casos. Si paso mucho tiempo apoyando a negocio, no lo hago entendiendo mejor lo que hacemos, lo que hacen otros, leyendo papers, ...

En este post quería comentar un punto a favor de la especialización que, aunque ya había sufrido en otras ocasiones, hoy ha sido, si cabe, más claro. La estructura actual de la empresa que vende un producto suele ser, a grandes rasgos: desarrollo de producto, ingeniería, preventa y venta, más marketing. Cuando se visita a un cliente, quien lo suele realizar es la gente de venta y preventa. La gente de preventa suele ser gente técnica que conoce el producto lo suficientemente bien como para defenderlo ante un cliente. Cualquier preventa que esté leyendo esto sabrá las dificultades que implica cuando el cliente quiere llegar "muy abajo". Obviamente, si uno no ha desarrollado el producto, o no ha leído toda la documentación, o la documentación no es lo suficientemente completa, la tarea puede ser bastante compleja.

Pero ¿y al revés? De vez en cuando me toca hacer de preventa, por razones varias ;) . En mi caso, el conocimiento técnico no es óbice, ya que, sin haber desarrollado el producto, sí he participado en la concepción, documentación, discusión, ... de muchos de sus detalles. Lo que sí me ocurre es que en algunos CONOZCO DEMASIADO BIEN LA HERRAMIENTA:
  1. Sus ventajas y puntos fuertes, lo cuál me posiciona claramente en el defecto #1 de los preventas muy técnicos: "me encanta esta parte de nuestro software" (no inventado por mí, pero no recuerdo el nombre del libro en el que lo leí :( ). Creo que esta parte la llevo bastante bien, pero no siempre ha sido así.
  2. Sus desventajas y posibles problemas. Esto, para mí, es crítico, pues te lleva a infravalorar las posibilidades del producto en momentos críticos, con lo que: (1) estás nervioso, (2) no te concentras en la explicación, sino que piensas en cómo dar el siguiente paso de la manera más segura posible, (3) te limitas a tí mismo, (4) te sientes mal por infravalorar el trabajo de tanta calidad de tus compañeros... pero sin poder evitarlo :(
Hoy me ha pasado. Razones había unas cuantas, ya que no tuve tiempo material de preparar toda la demo hasta el último momento (no me tocaba a mí en principio, y menos mal que había dejado algo hecho el fin de semana, "just in case"), la importancia del asunto, la necesidad de montar "unos cuantos" entornos para poder mostrar todo lo que queríamos... la cosa es que imagino que la experiencia es un grado, y que las cosas al final nunca salen "genial" o "fatal", pero me quedó un regusto amargo que creo que se soluciona de dos posibles maneras:
  1. Preparar las cosas con tiempo, realizar mútiples pruebas antes de la presentación (o lo que toque), ...
  2. No saber que las cosas pueden ir mal... aaaah, por eso me está costando tanto montar bien en bici!!!!

3 comentarios:

Abel Muiño dijo...

Me ha llamado la atención que no haya un departamento de QA independiente en la empresa de producto típica. ¿Es realmente así?

En cuanto al desconocimiento (de lo que puede ir mal)... definitivamente es un punto a favor cuando hay que dar la cara ante un cliente. Al menos, cuando uno no está entrenado para vender.

Justo dijo...

Es sorprendente desde el punto de vista organizativo, pero te sorprendería saber cuántas empresas (y no pequeñas) no cuentan con un departamento de QA. De hecho, conozco algún caso en que el desarrollo de sw se encuentra en "off-shoring", y el QA y testing... lo realiza la misma empresa subcontratada!

Aún así, no pretendía describir exhaustivamente los departamentos típicos de una empresa de desarrollo de producto... lo cuál me da alguna idea para posts posteriores... gracias, Abel!

Fabrizio dijo...

Es muy común a falta de departamentos de Qualtity Assurance en las empresas... Y hasta es común la falta de pruebas mismo de UAT en muchas de ellas....

Esto viene tambien por colpa de la filosofia del "desconocimiento" que según mi opnión es muy mala...
El mejor es saber lo que puede salir mal en una presentación para evitarlo o gestionarlo en el mejor modo posible...
Muchos comerciales o pre-venta prefieren no saber .. pero despues que he implementado sistemas de control de calidad, donde se pasaba release notes a los Comerciales/pre-ventas sobre los problemas que podrián encontrar, les encantó la posibilidad de controlar la presentación....

Otra cosa, lo mejor para una demo es tener algunas cosas preparadas y estables para mostrar a los clientes los puntos fuertes del producto. Se pueden tener Demos/presentaciones "estables" de los productos con varias versiones.

Cuando se necesita controlar una versión instable del producto en una presentación lo mejor es prepararla con alguien que desarrolló el producto en modo de estabilizarla el mejor posible