4/03/2008

Aprendiendo sobre la metodología de invención TRIZ

Hace tres años escribí en este mismo blog una pequeña entrada sobre TRIZ, una metodología de la que oí hablar cuando estaba trabajando e investigando en temas de Inteligencia Competitiva.

Pues bien, hoy he comenzado un nuevo curso en Stanford, sobre Creatividad e Innovación, impartido por Eugene Shteyn, director de Propiedad Intelectual y Estándares de HP. En él se va a profundizar en la invención e innovación sistemática (es decir, olvidarse del "eureka" y centrarse en los procesos que dan soporte a la invención e innovación).

El primer tema, de introducción, ha sido el de los "trade-offs" o "compensaciones". Todo producto ofrece una funcionalidad o mejora a cambio de una pérdida o empeoramiento en otra dimensión. Puede ser velocidad con respecto a espacio, o facilidad de uso con respecto a potencia, ...

Mientras que los ingenieros o los empresarios conocemos estos problemas, y los damos por hecho (¿quieres que el sistema vaya rápido? Pues consumirá más recursos. ¿Quieres que no consuma recursos? Pues irá más despacio), el inventor las ve como una gran posibilidad para que una idea se convierta en un invento.

Para encontrar soluciones a estos inventos, TRIZ ofrece una matriz de contradicciones, básicamente una serie de patrones encontrados a partir del estudio sistemático de patentes de principios y mediados de siglo. La combinación de la característica de mejora con la característica que empeora con esa mejora da como resultado un subconjunto de esos patrones, que permiten al investigador tener una base sobre la cuál innovar. Si queréis echar un vistazo, la página web Triz40 ofrece esa matriz.

Los problemas que yo le veo son los siguientes:
1. Obviamente, son patrones muy abstractos. Como decía, es una base, no te da la respuesta (aunque por referencias, parece que hay gente que está trabajando en sistemas de invención automática basados en TRIZ).
2. Está basado en un estudio de patentes de hace 50 años. Por una parte, eso implica que muchos conceptos no sólo son abstractos, sino anticuados, con lo que el esfuerzo para acomodarlos a nuevas tecnologías o metodologías es mucho mayor.
3. Por otra, al basarse en patentes realizadas, lo que TRIZ nos ofrece básicamente es innovación de producto basado en procesos pre-existentes, por lo que es muy probable que en algunos casos la aplicación de TRIZ nos evite buscar algunas soluciones "out-of-the-box", o "fuera del tiesto".

A partir de aquí, Eugene nos ha llevado a la siguiente parte del curso (semana que viene), sobre el tratamiento de "dilemas"... pero esa es otra historia...

En resumen, un comienzo de curso interesante.

No hay comentarios: