4/09/2008

Cuando ya lo has ofrecido todo, ¿qué te queda por dar?

Google está sufriendo bajas importantes en sus filas. Importantes por la cuantía, e importantes por los nombres y puestos.

Las razones parecen bastante variadas, entre ellas:
1. Se está cumpliendo un ciclo de "stock options" (opciones sobre acciones) de los empleados de Google. Esto hace que muchos de ellos sean millonarios o cuasi-millonarios, y se puedan plantear el crear sus propias empresas, trabajar en fundaciones, o, sencillamente, no trabajar :)
2. Google parece pagar muy bien a sus empleados. Pero siempre habrá alguien que pague mejor. Sencillamente porque al lead engineer de Google se le ofrece un puesto de CxO (Chief "loquesea" Officer) en otra empresa. Obviamente, hay más sueldo y más responsabilidad.
3. Un punto interesante en el blog del Fake Steve Jobs es que mucha de esa gente se fue a Google pensando que iba a cambiar el mundo. Estos genios se encontraron realizando tareas para AdSense, la funcionalidad de anuncios de Google que es la que da dinero a la empresa. Digamos que no parece la cosas más "cool" del mundo.
4. Hablando de eso, parece que Google ya no es tan "cool". De la misma manera que desde hace años se da por hecho que Microsoft ya no es una empresa innovadora, sino integradora, parece que a Google le está empezando a pasar lo mismo, adquiriendo gran cantidad de empresas e importando innovación que no parece salir tan fácilmente de sus filas interinas. Cuidado, que innovar mediante adquisiciones es una estrategia clara, y que puede dar muchos frutos. Pero es cierto que las últimas noticias de Google no han ido por la vía de productos innovadores (como Google Maps, Google Earth, etc.) sino por APIs de infrastructura (tipo OpenSocial, Android, o la recién estrenada API App Engine, para el desarrollo de aplicaciones que utilicen la infraestructura de Google).
5. Esto ya es más personal, pero a mí que la empresa me dé gratis de comer, me parece bien, pero que me ponga bolas de plástico de colores para dar saltitos, o que más que una empresa parezca disneylandia por la cantidad de chorradas que hay (y que luego el guardia de seguridad te diga que no puedes visitar las instalaciones porque "es una empresa con gente trabajando", mientras detrás de él hay 10 tíos y tías jugando al volley-playa, y al fondo se ve un esqueleto de dinosaurio) puede hacer que ciertos perfiles se cansen un poco de que se les trate como niños.

Está claro que el tamaño de Google no puede permitirle el mismo ritmo y el mismo tipo de innovación que antes de su salida a bolsa. Al igual que ocurre cuando una empresa "cruza el abismo" y empieza a crecer, la organización de la empresa no puede ser la misma, son necesarios ajustes que permitan nadar en las nuevas aguas. Quizá es cuando Schmidt, el CEO de Google, ha de empezar a tomar las riendas y llevar la empresa como lo que es, un monstruo de millones y millones de dólares. O quizá estamos asistiendo a la mayor innovación de todas, la de una empresa Goliath que se sigue comportando como el flexible David. El tiempo lo dirá.

No hay comentarios: