6/23/2008

La suerte está del lado de los audaces

En mi experiencia todo desarrollo de producto se debe a una investigación previa, ya sea por cosas que se leen en ámbitos académicos, porque existe una tendencia por parte del mercado hacia esa área, porque un conjunto de clientes lo pide en un rango determinado de tiempo, o porque, sencillamente, tus competidores ya lo tienen. Por supuesto, hay casos en los que una pequeña mejora se mete porque "seguro que gusta" y, también, y los grandes productos suelen surgir de ahí, cuando se apuesta por algo que nadie ha visto hasta ese momento.

Este artículo de "On Product Management" trata sobre "el otro mundo", el de los proyectos que surgen casi sin querer, y que tienen un gran éxito.

Creo que en el artículo se mezclan, como diría un profesor mío de universidad, "churras con merinas". Existen proyectos que están perfectamente bien pensados, pero que se realizan durante el tiempo libre de una o más personas, y que, debido a falta de recursos, o debido a que el modelo de negocio lo permite, se presenta iterativa e incrementalmente. Google me parece un ejemplo de esto: un proyecto de investigación aparte de las actividades típicas de los estudiantes de máster y doctorado de Stanford, pero que estaba bien pensado. Lo otro, como el ejemplo de PlentyOfFish, es el de acertar con una gran idea al principio (por cierto, que estoy seguro de que el horario de trabajo de su fundador, Markus Frind, es de los más envidiados de la industria). Pero eso no significa que no implique un trabajo posterior duro y focalizado (hasta Markus ha tenido que contratar a una persona que se ocupe de temas urgentes ;) ).

Los proyectos exitosos provienen de buenas ideas, pero no se espera que esas buenas ideas surjan a la primera. Un enfoque iterativo rápido, que mejore las primeras versiones rápidamente (a-la aplicaciones Web 2.0), unido a una flexibilidad total a la hora de darse cuenta de dónde está el negocio (como hizo en su momento eBay) son importantes. Pero acertar en el segmento de negocio (ya sea a la primera o mediante la retroalimentación posterior proveniente de la experiencia sufrida) es vital. Y ahí entran en juego las técnicas, procesos, "how-to's", utilizados de manera inteligente y adecuada.

No hay comentarios: