7/05/2009

La educación cuando no se sabe cómo será el futuro

Hace poco terminé de leer el libro "The Element", de Sir Ken Robinson. Trata de una manera amena y sencilla sobre la importancia de encontrar tu "hueco natural" en este mundo, aquello que te motiva y te fascina, y a lo que podrías dedicar el resto de tu vida. El libro como tal me entretuvo, aunque, como fan reconocido de Sir Robinson, me decepcionó un poco. Sin duda, ha buscado un mayor nivel de ventas a cambio de olvidarse del rigor metodológico. Es de respetar, sin duda, pero para eso me quedo con "Flow" de Mihaly Csikszentmihaly

Pero el libro está muy bien escrito, y, siendo Sir Robinson un experto en innovación en la educación, muchos de sus comentarios van por esa línea. Explica muy convincentemente de dónde viene la estructura escolar que utilizamos la mayoría de los países civilizados, cómo nuestros planes de estudio parten de una necesidad práctica, como fue la Revolución Industrial, y por eso nos especializamos y nos olvidamos de, o minimizamos materias como música o baile, ya que nada de esas asignaturas era productivo en un entorno industrial. Obviamente, su punto de vista es que ahora nos encontramos en otra revolución que no tiene nada que ver con la anterior, y que requiere un cambio en la concepción de la educación.

Con respecto a esto, me he encontrado con un artículo de Juan Freire en el que discute este mismo tema. ¿Es la escuela un entorno que busca la especialización y, como él llama, estandarización del individuo en pos de una máxima productividad, o ha de ofrecer al ser humano la potencialidad de la diversidad, permitiendo a cada individuo evolucionar de "su" mejor manera?

Yo, desde luego, lo tengo claro. La escuela ha de abrir puertas y otorgar recursos. Hice una carrera de ingeniería informática, mi doctorado es de informática, y trabajo en una empresa de software. Pero las lecturas que más me están ayudando en mi día a día actual poco tienen que ver con las estanterías de "C++" o "Windows Vista". Antropología, psicología, sociología, innovación, ... son las categorías que más visito desde hace años cuando voy a una librería pensando en mi trabajo; no vi nada de esto en la carrera, y no digamos en los últimos años de colegio e instituto. Pero tampoco me lo pusieron fácil para saber que lo podría necesitar, algo que sí que hubiese agradecido posteriormente. Como dice Robinson, el desafío es ¿cómo puede la educación actual ayudar a niños que empezarán a trabajar dentro de 15 años?

2 comentarios:

Aitor Grandes dijo...

En la línea del post de Justo recomendar el libro del genial Edgar Morin: "La mente bien ordenada"

Justo Hidalgo dijo...

Apuntado en mi lista, gracias Aitor!!!