12/07/2009

Necesitamos que nos cuenten historias

¿Por qué nos gusta ir al cine, ver series, ir al teatro, o nos encanta ese amigo o esa amiga que es capaz de convertir cualquier tontería en una historia divertida y entrañable? Porque nos encantan las historias. 

He leído un par de artículos muy diferentes entre sí pero relacionados con la importancia de las historias para el ser humano.

Por una lado, el blog de Eide tiene un artículo muy interesante sobre cómo el aprendizaje mediante historias permite recordar muchos más detalles y una comprensión más clara que si se explicase directamente mediante hechos. Las historias requieren un uso más amplio de ambos lados del cerebro, y permiten que incluso gente con dislexia pueda comprender la historia, aunque quizá los hechos concretos se pierdan. Pero algo queda.

Por otra parte, en la revista The Psychologist de Octubre del 2009 aparece un artículo sobre los contadores de historias, y cómo los cuentos narrados, según algunas teorías, nos ayudan desde pequeños a crear modelos de conducta y de estrategia. Es una manera histórica de transmisión de lo que ahora se conoce como "memes", o replicación de información cultural y no genética.

Que el contador de historias forma parte del conjunto de roles vitales para la innovación es también muy conocido. Las personas que son capaces de convertir un hecho, un producto o un conjunto de datos en una "experiencia" no abundan pero cuando se encuentran no se pueden dejar escapar.

No hay comentarios: