1/24/2010

La felicidad como propósito

La felicidad es algo que nos interesa como especie. Siempre hablamos de lo felices que fuimos, o lo felices que queremos ser. Cada año se editan miles de libros de "cómo ser más feliz", y cada año salen nuevos medicamentos que nos acerquen a esa felicidad permanente. Hace unos meses, una persona en el metro me preguntó por el libro que estaba leyendo en ese momento -comentado abajo- y en la conversación me dijo que estaba terminando la carrera de psicología y que estaba pensando en hacer un doctorado para investigar sobre la felicidad.

Un par de vídeos de TED y ese libro me hacen pensar sobre este tema. Por un lado, Nancy Etcoff es una investigadora que se pregunta qué es la felicidad. En su presentación, comenta temas como que los años siguen pasando, y aunque nuestro nivel de comodidad sube, no ocurre lo mismo con nuestra percepción de la felicidad. Vivimos más tiempo, tenemos menos incomodidades, pero seguimos igual de (in-) felices. Quizá es porque tendemos al hedonismo -al menos, nacemos como tales-, o porque no nos acaba de importar que "nuestros antepasados lo pasaron mucho peor que tú", sino que elaboramos criterios subjetivos a nuestra propia experiencia.

Una de sus premisas es que la infelicidad y la felicidad son, realmente, dos dimensiones diferentes. Que a alguien se le consiga eliminar una depresión no significa que su "nivel de felicidad" aumente.

En resumen, interesante de ver.

Por otra parte, y de una forma muy dinámica (el vídeo dura 3 minutos), Richard St. John muestra las 8 características que, según los asistentes de TED, aseguran el éxito. Simple:
  1. Pasión
  2. Servicio
  3. Trabajo
  4. Foco
  5. Persistencia
  6. Ideas
  7. Ser bueno en lo que uno hace
  8. Algún empujoncito que otro
Ale, ya está. Ya podemos tener éxito.







Por último, y relacionado con esto, el libro de Mihaly Csikszentmihalyi llamado Flow se centra en cómo cuando estamos imbuidos en una tarea que es lo suficientemente complicada como para exigir nuestra máxima concentración, pero que nos llama lo suficientemente la atención como para no importarnos ese esfuerzo, es cuando realmente entramos en ese estado que el autor llama "Flujo", y que es la base inherente de la felicidad. Básicamente, cuando no tenemos tiempo de pensar en si somos felices.




Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: