7/29/2010

El maravilloso experimento de Antena 3: cómo encajar un película de 96 minutos en 60

Ya me parece increíble que nos hayamos acostumbrado a que los títulos de crédito del final de las series y películas sean irrelevantes para las cadenas en abierto (y algunas que no lo son). También me sonrrojo cuando me doy cuenta de que no me ha importado que corten las series americanas en momentos que no tienen sentido. Y no me ha sorprendido que Antena3 decida que los cortes publicitarios se pueden hacer en todas sus cadenas TDT a la vez, aunque en una se esté a punto de resolver un misterio, o en otra esté en medio del chiste del día. Lo importante es que se pueda vender en bloque.

Pero es que esto ya me parece escandaloso. Las películas se editan para que QUEPAN en la parrilla. Se cortan diálogos y tramas para que de 8 a 9 haya algo que emitir en lugar de dos series, por ejemplo.

Y luego se preguntan qué pasa con la audiencia. La mayoría estamos en Internet, viendo las series y películas que queremos, cuando queremos, y con la calidad que esperamos. ¡Ah! Y enteras.

No hay comentarios: