12/08/2010

Contar y narrar no es lo mismo que hablar

Leo en menos de 15 minutos dos artículos muy relacionados. Uno, de Mario López de Ávila, en el que nos avisa de que un emprendedor, cuando habla, no siempre suelta cosas de interés. Es una obviedad, sí, pero en el último año en el que el emprendizaje ha cobrado una vida impensable en España hace unos años, empieza a haber demasiado autobombo y demasiados "showmen". Relacionado con esto, Eugene Shteyn refresca el tópico de explicar ideas y conceptos como si se explicasen a niños pequeños.

El mejor emprendedor ha de tener una capacidad clara (o currárselo mucho) de contar sus ideas, argumentarlas y defenderlas. Pero es fácil dar el salto y convertirse en uno de esos contertulios de la tele que hablan mucho, pero que ni cuentan ni narran ni explican. Andaremos con cuidado :)

No hay comentarios: