5/09/2011

Debatiendo sobre la innovación en Innosfera

El pasado miércoles 4 de Mayo asistí a la sesión de Innosfera, en el Centro de Innovación del BBVA, que impartieron Diego Fernández, y Humberto Matas y Alicia Chavero, de H2I, sobre la innovación. El tema en concreto era "¿Se puede aprender a innovar? Sí".

Fue una charla bastante interesante, y el debate también. Resumiría las charlas en la importancia de la actitud innovadora, y que la innovación no se puede enseñar, pero sí aprender. Comento mis impresiones de cada una de ellas.

Con respecto a la primera, creo que es momento de avanzar. Durante el debate se volvía a hablar mucho de que en España no se innova, y que iniciativas como H2I tendrían que no ser necesarias en un futuro próximo (más sobre esto luego). Pero yo creo que la frase "la actitud XXXX-ora" ya se repite demasiado: actitud innovadora, actitud emprendedora, ... partamos de la premisa de que si innovar es necesario, hace falta tener esa actitud. Evidentemente es crucial que los estamentos empresariales, sociales y políticos sigan escuchando esto, pero quizá no tanto los que asistimos a un evento sobre innovación.

Con respecto a la segunda, estoy más en sintonía, aunque con alguna duda. Cuando hablamos de innovar, una de las primeras preguntas que surgen es si se puede enseñar a innovar; así, como "arte". Me parece una pregunta relevante, aunque sea casi filosófica (y mira que a mí me va más el pragmatismo). ¿Es innovar un sustantivo, o un adjetivo? ¿Existe la innovación, o lo que existe es un baile innovador, un plato innovador, un proyecto innovador? Si es lo segundo, olvidémonos de aprender a innovar per se.

Si es lo primero, seguimos teniendo problemas, ya que innovar es, por definición, comenzar a abrir telones oscuros, tras los cuáles hay... nuevos telones aún más negros. Cada uno de ellos se abre por sitios diferentes, y no tenemos ni idea, en cada momento, si es mejor abrirlos por un lado, por otro, si dejarlos cerrados, o si buscarnos otro teatro con puerta giratoria. La apuesta de H2I es que para que sus alumnos aprendan, lo que hay que hacer es darles un entorno, un contexto, y un apoyo. Y proveerlos de la experiencia "controlada" de crear algo innovador dentro de la escuela, antes de enfrentarse al mundo real, quizá menos amigo de aceptar el fracaso o la duda.

Mi opinión es que si bien la innovación es un oficio, tal y como decían Humberto y Alicia, hay una serie de "buenas" o "mejores" prácticas que aprender, y ha de existir un esfuerzo constante en la búsqueda de metodologías y procesos que *ayuden* a innovar. En la parte de Creatividad sí existen intentos coherentes (si bien incompletos) de crear una teoría y, en su defecto, metodologías. Ya he hablado aquí de TRIZ o de CPS. La innovación, al menos hasta donde yo llego, está todavía lejos de ese objetivo, quizá por tratarse de un área más genérica y donde hay muchos más factores que los estrictamente técnicos (Alicia y Humberto contaban la importancia que le dan a la parte emocional del proceso innovador). Pero eso no significa que no haya que intentarlo. Al igual que ocurre con la programación o la alfarería, se puede avanzar de manera ejecutiva (creando esas mejores prácticas, y permitiendo que los "artistas" hagan las cosas cada vez mejor) mientras se generan teorías y metodologías como las que convirtieron a la programación en ingeniería del software, y la alfarería en cerámica industrial. Y después, haciendo que ambas líneas puedan coexistir.

En resumen, mereció la pena asistir a la sesión, y resultará aún más interesante estar cerca de los alumnos y docentes del H2I.

2 comentarios:

isabelgcalvo@gmail.com dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Justo Hidalgo dijo...

Isabel,
Innovar, también 'por definicion' implica enfrentarse a imponderables y a falta de información. Como segmentas un mercado que no existe? Como tomas decisiones de producto cuando eres el primero que crea algo parecido? A eso me refería con lo de lOs telones.