12/09/2011

Siguen los cursos gratuitos de Stanford

Desde que volví de California en el 2008, hay pocas cosas que *realmente* eche de menos. La mayoría, detalles; de esos que te hacen esbozar una sonrisa: los buenos chai lattes del Peet's, la comida india del Janta (menos mal que cada vez que voy por Palo Alto mis amigos de Denodo me regalan una comida o cena allí :) ), los zumos del Jamba Juice, ... pero una cosa que realmente echo de menos es el nivel en los cursos de educación continua de las universidades de por allí. Especialmente Stanford y Berkeley, pero sin olvidar la de San José o el Foothill College. Siempre he esperado que algunos de estos cursos se ofreciesen online para poder apuntarme a muchos que no tuve tiempo de disfrutar.

Ya os conté hace algunos posts que Stanford había sacado una serie de cursos gratuitos, de ámbito técnico: Aprendizaje Automático, Inteligencia Artificial y Bases de Datos Avanzadas. Yo me apunté a la de Aprendizaje Automático, y en ello estoy. Era el tema que más me interesaba (aunque los tres me encantan) y parece, según he visto en algunos comentarios, que acerté. No esperéis el nivel de una clase física en Stanford (claramente el enfoque utilizado es el de no asustar a la gente de primeras), pero para gente como yo, con bagaje técnico pero muy ocupada, el desafío es interesante. Por ejemplo, en la clase de Aprendizaje Automático hay un test cada semana; si no te da tiempo a hacerlo, puedes hacerlo las siguientes semanas, pero con penalización del 20% en la nota. Yo sólo he podido hacer dos exámenes a tiempo :)

Parece que los cursos han sido un éxito, y a comienzos de año empezarán unos cuantos más:

Para los que creemos que la educación y formación es inherente en nuestro paso por la vida, esta es una muy buena noticia. Después de los avances pioneros del MIT courseware, y ahora con TED-Ed, Khan Academy y otros, la educación está a punto de dar un cambio impresionante. Lo iremos narrando.



12/06/2011

La peor fuga de cerebros. La del que se queda pero no se activa

Este post iba a ser un "tweet", pero me quedaba largo :) Se habla mucho de la fuga de cerebros, los que cansados de lo que aquí no se permite, o de lo que aquí nunca existirá, se van a otros lugares, con la seguridad o la esperanza de que en ese otro lugar sí se pueda. Bueno, en esos casos siempre hay problemas de precisión y de recall (esto se lo dedico a Alberto, si me sigue leyendo :) ) pero es muy lícito intentarlo.

Sin embargo, me da la sensación de que la peor fuga de cerebros es la que no se produce. La del talento enorme de gente que sencillamente no alcanza ni un mínimo de su potencial. La de la gente que se queda en sus trabajos grises cuando podrían aportar tanto en tantos sitios. A veces por culpa "del sistema", la mayor parte porque hay vagancia, miedo o un "dejarse llevar"... que ya se sabe a dónde lleva. 

No puedo atizarlos con el látigo. Yo también he tenido algunas de esas temporadas, sé que a veces es necesario parar para coger carrerilla. Pero hay tanto talento por aquí, que da rabia.

Ale.