6/02/2010

Milgram en la tele... a dónde vamos a llegar...

Hacía tiempo que no escribía de los experimentos psicológicos y sociológicos de los años sesenta y setenta, pero cuando parecía que la psicología y psiquiatría los habían desterrado, llegan los nuevos psicólogos y sociólogos de nuestra vida: los productores de televisión. Según leí hace un tiempecillo en La Chica de la Tele, una televisión francesa va a sacar (si no lo ha hecho ya) un nuevo programa basado en el experimento de Milgram. Lo cuenta la blogger: "un plató, 96 concursantes y unos actores dispuestos a hacerse pasar por gente normal compitiendo en el concurso y recibiendo descargas eléctricas cada vez que fallan una pregunta. Estas descargas eléctricas, dolorosas y que pueden poner en riesgo la vida del actor/concursante, son provocadas por la acción de los concursantes reales, a quienes la presentadora se encargaba de pedir que pulsaran el botón. Solo 16 de los convocados optaron por marcharse en lugar de electrocutar a su compañero."

Aunque estamos en un mundo libre, si el experimento como tal ya tiene muchos condicionantes éticos y morales, y hubo de pararse ya en el  63, el obviar las condiciones experimentales y convertirlo en un show televisivo me parece, como mínimo, para pararse a pensar hacia dónde estamos yendo...

5/30/2010

¿Quieres ser creativo? No pienses tan rápidamente...

Nos encontramos en un mundo donde hay que tomar muchas decisiones a lo largo del día. En el trabajo, con los amigos, con la familia... muchas veces nos vemos forzados a decidir rápidamente: el cliente tiene un problema que, curiosamente, siempre es urgente... y si no lo es para él, lo es para nosotros, pues hay que dar una buena sensación. En casa, o decidimos ya o nos olvidaremos del tema para siempre. Con los amigos, las personas que tardan en decidir si se apuntan a las vacaciones de colegas nos ponen nerviosos.

Pero parece que se empieza a demostrar que, al menos para aquellos casos en los que se necesita un enfoque creativo real, es mejor darle tiempo al cerebro. Eso nos cuenta Eugene Shteyn en uno de sus posts, comentando cómo investigadores de la Universidad de Nuevo Mexico han descubierto correlaciones entre la creatividad, y bajos niveles de ácido n-acetilaspártico.

La frase clave es "the most creative people had lower white-matter integrity in a region connecting the prefrontal cortex to a deeper structure called the thalamus, compared with their less creative peers", es decir, que la gente [que participó en el experimento] más creativa tenía una integridad de materia blanca menor en una región que conecta el córtex prefrontal con el tálamo, que la menos creativa. Si esto es cierto, lo que quiere decir es que la "eficiencia" mental puede ser útil para un quarterback, para resolver un cubo de rubik en segundos, o para el ajedrez, pero no para escribir novelas o resolver problemas complejos de ingeniería.

Como decía anteriormente, sólo parece que se ha demostrado una correlación, no causalidad, pero parece un punto interesante a la hora de diferenciar entre personas ejecutivas y personas puramente creativas. Lo bueno es tener las dos cosas, claro :)

Mientras, yo me encuentro un poco más tranquilo...