6/07/2008

Ciudades: cada una tiene su propia obsesión

Siguiendo con el tema de la importancia de las ciudades, un artículo de Paul Graham viene muy al caso. Describe lo que considera que es la ambición principal de algunas de las ciudades más importantes de Estados Unidos (y alguna europea también). Así, Cambridge se convierte, para él, en la capital intelectual del mundo ya que la gente le da importancia a la inteligencia. El contar con Harvard y el MIT, además de muchas otras universidades, en un área relativamente pequeña es parte de esa "decisión". Sin embargo, el "Silicon Valley" (considerándolo como ciudad) se preocupa más por el poder (aunque hay dos grandes universidades, hay demasiada distancia entre ellas... la gente se preocupa más por el poder de Sergei Brin y Larry Page que por el dinero que tengan, o la investigación que hayan realizado).

Lo que es importante para mí, en relación al post anterior, es que conocer lo que cada ciudad ofrece es muy importante para aclarar tu entorno y saber si encajas en esa dinámica. Por supuesto, uno puede aún encontrar su sitio preferido en un entorno hostil, y salir bien parado, pero sabiendo de las dificultades inherentes. Si vivo en Nueva York (y siguiendo los comentarios de Graham, ya que no conozco la ciudad con detalle), podría alcanzar un estatus de respetado investigador, pero para "la ciudad" seguiría siendo más importante el millonario de Wall Street. O yo mismo, si mi investigación me reportara suculentos beneficios ;)

Graham comenta otro punto al que, desde mi curso de innovación de Abril, llevo dando vueltas. La necesidad de vivir en un ciudad acorde a tus intereses se debe también a que de allí surgen o se discuten los problemas que hay que resolver. Aunque internet ha diluido esa necesidad en cierta medida, las discusiones que he tenido en conferencias sobre los planes reales de Google o Yahoo! en materia tecnológica, que permita a las empresas más pequeñas posicionarse cuanto antes, sólo son posibles aquí, y por mucho TechCrunch, ZDNet, Scobble, ... que uno lea, siempre estará un paso por detrás. Otra cosa es que tus ambiciones personales no coincidan plenamente con las profesionales, un tema que para mí es vital pero que Graham no trata, quizá porque la diferenciación entre trabajo y vida personal no está tan diferenciada. Materia para otro post, claro ;)

Coincido plenamente en lo que dice sobre el Silicon Valley. La importancia aquí se le da al poder. Se te mide por tu capacidad de "agente de cambio". Lo que me deja cavilando es sobre Madrid o Coruña, la ciudad en la que he vivido casi toda mi vida, y la ciudad a la que viajo de manera frecuente durante el año ... ¿a qué se le da importancia en esas ciudades?

6/06/2008

No lo he podido evitar. Las rivalidades nunca mueren

El vídeo no los muestra en su mejor momento, la verdad, pero si puse a Bryant y a Garnett, esto no se podía quedar fuera...

La ciudad sí puede seguir siendo importante

Desde la aparición de los sistemas telemáticos, se está discutiendo acerca de la idoneidad o no del teletrabajo. Poco a poco, más y más personas teletrabajan, y se empieza a proponer que, realmente, no importa dónde vivas. Puedes trabajar en un pueblo de Indiana para una empresa del Silicon Valley, en Soria para una empresa de Barcelona, o con tu propia empresa en los Alpes, que de un servicio global.

Cuando parece que todos veníamos a aceptar este hecho, llega Robert Florida y nos dice que no, que es exactamente lo contrario, que las ciudades y zonas ejercen una importancia cada vez más importante. Las ciudades crean un ecosistema social, económico y personal que determinan cómo viven las personas. Las personas crean el entorno, pero son al mismo tiempo influenciadas por éste que generan. Eso, según Florida, explica por qué Silicon Valley o Seúl (¡buen viaje y buena suerte, Jose Luis! :) ) generan el mayor número de patentes en la actualidad, mientras que Nueva York es un buen sitio si eres soltero, pues hay 211.000 más mujeres que hombres.

En las presentaciones del libro se dice que Florida es el "anti-Friedman" (Friedman es el autor de El Mundo es Plano, un libro que realmente recomiendo, aunque con reservas). Pero, sin haber podido leer el libro todavía (pero sí unos cuantos artículos y críticas), no me parece que hablen de cosas diferentes. Que el mundo se está aplanando significa que no podemos pretender que las cosas sigan como hasta ahora desde un punto de vista profesional, y que ningún trabajo que pueda ser ejecutado en otra parte del mundo está seguro (vamos: si eres peluquero, no te preocupes, la gente seguirá sin hacerse 400 kilómetros para cortárselo en otra parte, a menos que seas muy malo; pero si eres programador...). Pero eso no significa que no haya "hubs" donde sea más fácil que las cosas ocurran. En este blog ya he escrito varias veces de cómo el Silicon Valley tiene un ecosistema único, y cómo en diferentes lugares del mundo se está intentando replicar, por ahora sin éxito general (¿Seúl?). Será más fácil que una empresa en el Silicon Valley, por los estudiantes, emprendedores, empresas e inversores que hay por aquí, con una buena idea, lo tenga más fácil para tener éxito. Pero la globalización permite que esa empresa pueda abaratar costes llevando parte de su desarrollo a India, o que mantenga equipos distribuídos una vez todo está más organizado.

Relacionado con este trabajo se encuentra el artículo de mi profesor del curso de innovación Eugene Shteyn, plantea el libro de Florida como sólo un componente (el de distribución) dentro del esquema general de un sistema, y no explica por qué hay zonas que, generación tras generación, mantienen su estatus.

A quien esté interesado en los temas de planificación urbana en diferentes sentidos, le recomiendo fervientemente el blog de Juan Freire, lleno de artículos muy bien escritos y concienzudos sobre este y otros temas.

6/04/2008

¿Silicon Valley Europeo? Muchas cosas han de cambiar...

Ya escribí de este tema hace casi más de medio año, pero he leído una entrevista a Hervé Lebret en Infonomia, que me ha vuelto a recordar estos intentos casi desesperados de copiar un modelo que, sencillamente, no aplica directamente ni por infraestructura, ni por cultura, ni por elementos constituyentes. Pero que conste que tampoco hace falta que, por ejemplo, todos los europeos cambiemos de cultura ;) En el año largo que llevo en el Silicon Valley, he podido ver, cómo no, de todo: gente muy emprendedora (y no sólo de 20 años, sino de 30 y 40), junto con gente que si estuviesen en España tendrían dificultades para mantener un trabajo. Gente para la que el vivir en el abismo es su día a día, y gente que busca un trabajo estable por encima de todo, y que a las 5 se les cae el bolígrafo (y que, como mi compañero Juan ha experimentado hace muy poco, ni siquiera avisan de que se van, dejando al pobre ingeniero "de fuera" esperando un buen rato ;) ). La diferencia: que hay más emprendedores, y que hay un tejido social y económico que permite y acepta el riesgo.

6/03/2008

El dilema del ruido en los coches eléctricos

Hace un par de meses estuve asistiendo a un curso de innovación y creatividad, y en él tuvimos que pensar en un problema a resolver. Mi grupo pensó en el dilema del ruido en los automóviles eléctricos. Es un dilema debido a que, por una parte, un coche eléctrico no hace ruido, y eso es bueno para la naturaleza (contaminación acústica), para nosotros mismos, ..., pero es malo debido a que existe una mayor propensión a causar accidentes: personas ciegas, bicicletas, gente que camina con los cascos de música puestos, hablando por el móvil, ...

Parece que es algo que se está tomando bajo verdadera consideración. Un artículo en el Palo Alto Daily News informa de un trabajo que se está realizando en Stanford sobre ello, acoplando unos pequeños altavoces que emiten sonido a una frecuencia alta, pero de menor volumen que el sonido típico de un coche de gasolina o gasoil, para avisar a personas ciegas y demás de la cercanía del vehículo.

6/02/2008

Páginas web eficientes

Veo en Un Gaditano en el Silicon Valley una serie de vídeos que muestran cómo procesa Gecko diferentes páginas web. La importancia de la interfaz gráfica, y de cómo es mostrada al usuario es algo crítico desde hace años. Steve Souders es un ingeniero, anteriormente de Yahoo! y ahora en Google, que lleva años estudiando las prestaciones de páginas web. Supe de él debido a que un compañero de trabajo compartió horas de curro con él en Yahoo! Su blog está repleto de ejemplos de aplicación de las 14 reglas para conseguir páginas web eficientes, y ha publicado un libro que las describe en detalle. Para los que realmente estáis realizando aplicaciones web, es más interesante quizá la aplicación YSlow de Yahoo! Developer Network para Firefox, que realiza un análisis exhaustivo de la página basándose en esas reglas.