7/05/2008

Baila, baila, que si no se va la luz

Pues mira, que bailar no va a ser sólo divertido y bueno para la forma física, sino que ayuda al medio ambiente.

O eso es lo que pretende este club nocturno inglés, que aprovecha las vibraciones producidas por los bailongos nocturnos para generar energía que revierte en el propio pub.

Un buen ejemplo de innovación, sí señor.

7/03/2008

Product Management: web de recursos

Me hubiera gustado tenerlo más preparado, pero, aunque por fuera es una de las webs más feas que os podáis encontrar :), he creado una pequeña página en Google Pages donde mostrar todos los recursos públicos relacionados con Product Management que he ido utilizado en estos últimos meses.

Aunque existen recursos muy útiles en la web sobre este tema, no he podido encontrar ningún punto central, ningún "hub" que permita recopilar lo más importante, lo más innovador, vídeos que expliquen este tema desde diferentes puntos de vista... pues bien, espero que esta página cumpla esa función, al menos en cierta medida. En un futuro, y con más tiempo, intentaré aplicar tecnologías Web 2.0 a esta idea (blog, wiki, etc), pero por ahora, Web 1.0 a tope :)

El título, creo que clava el día a día del gestor de producto: Man In the Middle (Hombre en el Medio).

Para aquellos a quienes os interese el tema, espero vuestros comentarios.

7/01/2008

Qué es el Enterprise 2.0, contado en transparencias

Aunque es una simplificación de los hechos, me ha gustado mucho esta presentación de qué es la Empresa 2.0. Yo creo que le falta hablar de mashups ;), pero bueno.

6/29/2008

Soy ingeniero... ¿y ahora qué?

Este artículo de PC World narra la historia de cómo un técnico se convirtió en CEO de una gran empresa. Aunque no es un ejemplo aislado, el artículo me gusta porque, aunque con típico estilo de revista de masas, muestra cómo los pasos de Mike Kistner se debieron a decisiones concretas (la opinión de un mentor), pero también a la aplicación adecuada de sus capacidades en momentos acertados (su capacidad analítica con unos resultados concretos y medibles), y al intentar entender (y, parece, conseguirlo) el entorno empresarial en el que se encontraba en cada momento.

Sin centrarme en "cómo llegar a CEO" (algo que me parece que está demasiado relacionado con la suerte), sí me interesan las maneras en las que se puede producir ese "cambio", de estar centrado en tareas técnicas (importantes, pero que no definen el objetivo de una empresa al 100%), a empezar a tener consciencia de todos los elementos que influyen en el día a día.

Hay bastantes maneras de dar ese paso. (1) Montando tu propia empresa (al menos al principio, hasta que encuentres a alguien que haga ese trabajo mejor que tú; (2) Pasando de gestor de proyecto a director de departamento técnico, y desde allí a tareas executivas; (3) pasando a tareas de preventa, que permita al técnico formarse en las técnicas de ventas, antes de pasar de lleno al área comercial; (4) Realizar un salto un poco más acrobático hacia marketing.

Hay otra posibilidad, en empresas de producto, que es el pasar a Product Management, o Gestión de Producto. Ahora que estoy pudiendo hablar con bastantes Product Managers, debido a relaciones empresariales o cursos a los que estoy asistiendo, veo que para muchos es una manera de dar ese salto desde labores técnicas. Debido a que el PM es el que se ha de encargar de interactuar con clientes, marketing, ventas, ... sin duda es una manera muy efectiva de tener consciencia de lo que se cuece en un entorno corporativo. De hecho, en el curso al que estoy asistiendo en la actualidad sobre Gestión de Producto, una de las definiciones del puesto es el de "CEO de Producto", ya que, en las grandes empresas de producto, se considera al gerente de producto como el propietario del producto. Algo que no sé si es algo con lo que mis compañeros están muy de acuerdo, debido a la otra frase típica sobre Product Managers, que es que "son responsables de todo, pero sin poder para mandar nada". Desde mi punto de vista, creo que lo interesante de product management es la capacidad de interactuar con prácticamente todos los elementos de una empresa, internos (marketing, ventas, ejecutivos, preventas, servicios profesionales, desarrollo de producto, ...) y externos (clientes, partners, subcontratas, ...).