Canciones perdidas y encontradas


 No es este el primer artículo en este blog que habla de esas canciones que, independientemente de su calidad objetiva, marcan la vida de uno. Más aún cuando, en algunos casos, esas canciones se pierden y, cual autor maldito, aumentan su leyenda cuando parece que nunca más volverán. 

 Hace ya unos cuantos años encontré una de esas canciones perdidas, Close Cover de Wim Mertens. Una canción que escuché en el programa de Ramón Trecet y que me gustó tanto que enseguida la saqué para piano. Gran idea, pues enseguida perdí el cassette hasta que Spotify me la trajo de vuelta. 

 

 

Posteriormente encontré otra de esas canciones. En ese caso fue relativamente más fácil. Durante sus últimas dos temporadas, fui un oyente fiel de Tutti-frutti, un programa de radio en la madrugada de finales de los ochenta y presentado por Federico Pérez de Lema. Casi todas las noches terminaba el programa con un tema en español pero interpretado por un italiano. En este caso tuve suerte, pues tenía (y tengo) varias cassettes con algunos de esos programas grabados, así que un día encontré esa canción y, aunque en su versión original en italiano, redescubrí a Gianni Togni y su Luna. 

 

 De ese mismo programa, pero ya unos años antes, había encontrado otro de esos pequeños temas que sin embargo, en el silencio de la noche, con los cascos de un walkman a pilas, marcan la vida del adolescente. Era Total Control, de The Motels. 

 

Pero me quedaba una para este póker de ases personal. Una canción que escuché en una de esas madrugadas de radio, donde grababa canciones según empezaban a sonar y luego las borraba si no me convencían. Sin título, sin nombre del artista. Solo la música y la letra. Me enganchó, me la saqué en piano de nuevo y me aprendí parte de la letra. Y esa cassette también desapareció (sí, hay un patrón en ello). 

El problema con este tema es que cuando me planteé encontrarla de nuevo, ya no recordaba nada de la letra y solo parte de la melodía a piano. No era suficiente para que Spotify o Youtube me ayudasen a recuperarla. 

 Hasta hace unos días. Es curioso cómo funciona el cerebro. Una noche, ya acostado pero con el móvil (lo sé, lo sé), decidí volver a intentarlo. Pero al empezar a buscar "canciones perdidas de los 80", ví una palabra: tecnopop. Y algo me hizo seguir ese hilo. Mi recuerdo de esa canción está directamente relacionada con mi propia versión a piano. Pero al ver esa palabra recordé que ese recuerdo no era real: el tema tenía más sintetizador de lo que pensaba. De ahí a varios vídeos infructuosos en Youtube, vuelta a Google y de repente, aparece un programa de Cachitos de hierro y cromo sobre el tecnopop español.

 

 A los pocos minutos de empezar el programa (minuto 7:38 para ser exactos :D), un trío femenino aparece. Y la voz de la cantante me dice que he encontrado lo que buscaba. El grupo es Magenta y otra búsqueda rápida en Youtube me da el nombre del tema perdido durante más de 30 años: La Reina del Salón. Por un segundo, mi corazón da un vuelco.

 

 

 

Un único disco de un trío femenino de Burgos. Producido por Nacho Cano, de Mecano, pero con la voz de Marta Barriuso confiriéndole un toque gótico muy especial. Leo que para muchos "viejos de los 80" es uno de los mejores discos de la época. 

 No recordaba así la canción. Mucho sintetizador. Pero no me importa. He encontrado la última canción perdida de mi vida. Al menos por ahora :)

 

 

 

Photo by Ayesh Rathnayake on Unsplash

 

 

 

Comments

William Jessie said…
I will share it with my other friends as the information is really very useful. Keep sharing your excellent work.Gender selection Los Angeles

Popular Posts