3/14/2005

"Los chavales de ahora" y "En mis tiempos". Treinta y tantos en marcha

Fast Company Now


Es que es cierto. Cada generación tiene sus historias. La mía fue la de la tele, la del Spectrum 48K -o el Amstrad-, la de los primeros videojuegos, la de los bocatas de chocolate. Los chavalitos de ahora tienen su XBox, su PlayStation, su móvil -capado o no-. Me resulta interesante el comentario del autor de este pequeño artículo acerca de que ningún niño de menos de 12 años debería, siquiera, conocer la palabra "multitarea". Creo que ha dado en el clavo. Cada cosa a su tiempo, centrándose -i.e. APRENDIENDO- en cada detalle de su dibujo, de su trabajo escolar, o del programa de la tele que esté viendo. Desde hace años eso es muy complicado para profesionales. Desde hace pocos años eso es muy difícil para los adolescentes, ... y ahora toca el turno de los chavales. ¿Qué efecto tendrá esta exposición a lo que ya en otro post se comentaba, el "cognitive overload" en estas futuras generaciones? ¿Habrá una catástrofe cósmica, o, sencillamente, nuestro cerebro es tan maravilloso que se acostumbra a todo? Se admiten apuestas.

Empresas que quieren hacerlo diferente

Fast Company | The Change Masters

Es cortito. Pero dice muchas cosas.

Towards Semantic Middleware for Web Application Development

Towards Semantic Middleware for Web Application Development

Interesante artículo del Distributed Systems Online sobre la utilización de tecnologías semánticas en el desarrollo de aplicaciones web, contra el paradigma actual de frameworks configurables declarativamente sin un modelo formal coherente.

En la actualidad los servidores de aplicaciones, ya sea J2EE o .NET, ya sea sobre Web Services o no contienen capacidades avanzadas de generación de código mediante la utilización de menús gráficos o de metainformación añadida al código, o de programación declarativa con ficheros de configuración. Además, la utilización de procesos de integración ha requerido la creación de herramientas de gestión de procesos, como BPEL.

Sin embargo, la falta de un modelo formal hace complicado -para el desarrollador- el ser capaz de seguir todo el proceso -en el artículo hay algún ejemplo de WServices y EJBs-. Por tanto, proponen la creación de una ontología que cubra todo el espectro relacionado con el desarrollo de aplicaciones web: descripción de servicios, políticas, calidad de servicio, ... Estas ontologías contienen una taxonomía de relación entre los elementos que conforman estos puntos, y un motor de inferencia que permite razonar sobre la taxonomía en tiempo de ejecución.

Para ello, generan una "pila" de ontologías, de lo más genérico (foundational ontology) a lo más concreto. Parte de una ontología genérica de ingeniería cognitiva y lingüística, enriquecida por otras de axiomatización de conceptos en un servidor de aplicaciones, y en servicios. Por último, existirán ontologías dependientes de dominio.

Se aprende de los fallos, incluso de las tragedias

Fast Company | Gospels of Failure

Empezando por un hecho singular y creo que poco conocido, como es el que el 9/11 Commission Report es uno de los libros más vendidos en los Estados Unidos -aunque quizá no tendría que sorprendernos tanto -, el artículo comenta algunos de los párrafos más interesantes del informe, además de otras dos historias -el accidente del Columbia y un caso de invención de noticias, el de Jayson Blair, parecido al de Stephen Glass a partir del cuál se hizo la película "Shattered Glass"- para hacernos dar cuenta de la importancia que tienen la reacción ante los errores cometidos, un punto de vista muy anglosajón y que quizá aquí no tenemos tan arraigado.

El artículo centra en tres aspectos los principales culpables en ignorar señales previas de aviso que quizá, a lo mejor, pero mejor que nada, podrían haber ayudado a evitar estos tres casos y, consecuentemente, otros muchos: imaginación (o falta de imaginación, la que hacía falta para darse cuenta de que había grupos extremistas en Afganistán muy preparados; también se utiliza un ejemplo más de la calle y menos trágico: Napster vs. la industria discográfica, Linux vs. el gigante Microsoft), cultura (el exceso de confianza de la NASA tras sus éxitos en los 60 ha llevado a un proceso organizacional excesivamente optimista, lo cuál sigue ocasionando pérdidas materiales y sobre todo humanas) y comunicación (o cómo las redes sociales deben convertirse en algo más que "software para conocer gente" y ser realmente elementos de comunicación eficiente de información).

Por cierto, me ha encantado una frase del profesor Bennis de la USC Business School: "There's a marvelous Middle Eastern phrase about leaders who've stopped listening. They say, 'He has tired ears.' That's arrogance".