2/13/2010

En un Taller de Innovación y Creatividad de la Cámara de Madrid y Atos Origin

He participado estos días en un taller de innovación y creatividad organizado por la Cámara de Madrid, e impartido por profesionales del área de I+D de Atos Origin, Clara Pezuela y Andrea Rossi. Aunque estoy muy metido en este mundillo, siempre es importante ver cómo lo plantean otros, que además suelen impartir talleres a otras empresas. Así que me apunté.

El taller estaba dividido en cuatro partes: una primera introducción a la innovación, el taller en sí, centrado en la resolución de un problema concreto (no lo digo porque hay otro taller en un par de semanas, por si rompo la "sorpresa" :) ), una pequeña reseña a la estrategia de innovación, y una última parte que se centró en las plataformas de gestión de ideas.

La primera parte fue interesante, pero con poco ritmo. Diferenciaron bien entre la I+D y la innovación, utilizando el dinero como diferencia principal (la inversión fuerte se hace en la I+D para que su resultado se transfiera a Innovación, donde se convierte en beneficios; parte de los cuáles revierten a I+D para seguir trabajando).

Después introdujeron su marco conceptual de innovación, que proviene del proyecto del V Programa Marco, Disrupt IT.El marco me parece muy interesante, sobre todo porque mete la parte de la Plataforma de Generación de Ideas como parte integrante, no como herramienta asociada (claro que tiene sentido pues ellos ofrecen ese producto :) ).

La parte del puesto de España en Europa en cuanto a capacidad innovadora fue, como se preveía, desalentadora. Da igual la estadística que mires, desde cualquier punto de vista, queda claro que más vale que nos pongamos las pilas. Seguro que algunos podríamos hacer más, pero al menos lo intentamos.


La segunda fue mucho más entretenida, la del taller en sí. Vimos algunas técnicas que para mí ya eran conocidas, como el diagrama causa-efecto, los mapas mentales, o las tormentas de ideas (que siguen sin convencerme). Pero también utilizamos alguna que no conocía, como el brainwriting. También utilizamos SCAMPER, una técnica de la que había leído en ThinkerToys, pero que nunca había utilizado.

Después, se hizo una votación para elegir las mejores ideas (esto ya en el segundo día de taller).

Todo bien, excepto la premisa. Se da por hecho que el problema está perfectamente definido. Aunque la metodología comentada utiliza el concepto de "enfoque del reto", me da la sensación de que sólo sirve para tener clara el área de actuación (lo cuál tiene valor), pero no me permite encontrar el "problema que merece la pena resolver". Las técnicas que estudié en Stanford me siguen convenciendo más en ese aspecto, además de ser más avanzadas para algunas cosas (p.e. el diagrama 10x, una evolución del operador STC de la metodología TRIZ).


En la tercera parte, la más corta, se introdujeron brevemente conceptos de estrategia de productos y servicios innovadores, como los conceptos de First Mover y Fast Follower, o la Innovación Abierta (a la que dedicamos unos minutos muy interesantes).Creo que la gente que asistió tuvo la misma sensación que algunos alumnos me han dicho cuando he hablado de estos temas brevemente: son muy interesantes y atractivos, y habría que dedicarle más tiempo.


Y en la cuarta se introdujo el concepto de Plataforma de Gestión de Ideas, utilizando la herramienta
PGI 2.0, de Atos. Fue la parte quizá más comercial, aunque tendremos una cuenta de prueba para ver las fortalezas y debilidades de la herramienta, lo cuál es de agradecer.

Creo que el desafío sigue siendo ver hasta qué punto las empresas utilizan estas técnicas de manera eficiente y útil, y que pueden ayudar a un tipo de innovación sistemática que no dependa tanto de "grandes mentes". Que algunas empresas como Endesa o Caja Madrid hayan empezado a explorar estas técnicas, aunque sea a partir de talleres, es un comienzo.

2/11/2010

Remando, remando, ... Denodo, al lado de IBM e Informatica

Forrester es una empresa internacional de consultores y analistas de negocio. Cada año realizan diferentes evaluaciones de empresas, divididas en categorías de producto, lo cuál permite a sus clientes tener una idea clara de quiénes son, de acuerdo con su criterio, las empresas líderes en cada sector. A cada evaluación la llaman "Wave".

Este año era la primera vez que participábamos en una de sus evaluaciones, en la categoría "Information as a Service (IaaS)" (que es básicamente lo que nosotros denominamos Virtualización de Datos). Y, basándose en la calidad del producto, referencias de clientes y estrategia empresarial, nos han considerado como uno de los líderes del sector, al lado de dos grandes compañías como IBM e Informatica, y una empresa que lleva años siguiendo una línea clara de Virtualización, como es Composite. Detrás del grupo de cabeza, Red Hat y Microsoft.

Al igual que el año pasado con el premio de Infoworld, esto sólo refuerza la calidad de este equipo, que sigue compitiendo con empresas de mayor tamaño a base de esfuerzo y talento. Suena "cursi", lo sé, pero es lo que creo.

Toca seguir remando, claro (queda mucho trecho hasta el borde superior derecho de la gráfica), pero después de tantos meses de trabajo, me permitiré unos minutos de tranquila satisfacción.

2/10/2010

La guerra de la neutralidad de la red: charla sobre Gobernanza de Internet de la ISOC-ES

El vídeo de Alierta, presidente de Telefónica, ha reabierto públicamente un debate que lleva ya varios años activo entre la gente más técnica: la neutralidad de la red y el conflicto entre los "carriers" y los proveedores de contenido, principalmente, aunque hay muchos más temas de discordia. Para entender un poco más el contexto, el próximo Jueves 18 de Febrero, El Capítulo Español de la Internet Society, organiza una charla sobre la Gobernanza en Internet, moderada por Victor Castelo, e impartida por Jorge Pérez, que es, entre otras muchísimas cosas, coordinador del capítulo español del IGF (Internet Governance Forum).

Eso sí, con respecto a lo de Telefónica, mi amigo Vicente Orjales me pasa esta noticia... el campo será tuyo, pero me parece que me en breve construyen otro al lado, para que me vaya con mi balón a jugar...

Disclaimer: soy socio de la ISOC-ES y fui parte de su Junta Directiva. Por eso sé que hacen bien las cosas :)

2/08/2010

Caso: cuando la experiencia de usuario y la calidad técnica se unen. RecoveryLabs

En muchas ocasiones los escritores de bitácoras como ésta tendemos a contar los casos de "malas experiencias" con clientes, proveedores, productos, etc. Parece que sólo se cuentan los buenos casos "de libro", los de Apple (a veces), Google (en sus tiempos) o Lexus. Imagino que en general, tal y como tantas veces he escrito por aquí, las malas experiencias son muchas, y nuestras expectativas también.

Por eso cuando recibes un servicio perfecto de inicio a fin, creo que hay que contarlo. Con disclaimer o sin él (este artículo lo lleva, ver abajo).

Unos meses después de volver de nuestra "aventura americana", el disco duro que almacenaba todas las fotos de ese año y medio, algunas de las cuales, no sabemos por qué, no habíamos salvaguardado, se rompió. Era un IOMEGA Screenplay HD de 500 Gigas, de buena calidad, pero eso no nos salvó. Además de las fotos, también perdimos un montón de cosas que habíamos escaneado ya que no había espacio en las maletas para traer las versiones físicas con nosotros. Todo recuerdos, nada "objetivamente relevante" (bueno, había cosas de nuestros respectivos trabajos, casi todo esta salvaguardado), pero todos sabemos la pena que nos da perder estas cosas.

Lo primero que hice, como buen informático, fue ver si lo podía arreglar yo, pero nada, ni foros ni leches... lo único que encontré fue un video en YouTube (que ya no está) donde a alguien le pasaba exáctamente lo mismo que a mí, pero nada más. Después escribí a IOMEGA, que me respondieron con un maravilloso "con lo que nos dice, envíenos el disco duro y le enviaremos otro nuevo de vuelta". No era la solución que más me satisfacía, pero durante unos días pensé que era la mejor opción, así por lo menos recuperaba un disco duro.

Pero luego recordé que un amigo del colegio había montado hacía años una empresa de recuperación de datos. Un día, hacia 2003, tuve que ir a una reunión con Microsoft en Tres Cantos, y resulta que su empresa estaba al lado, así que intenté saludarlo, pero no estaba. ¿Se acordaría de mí? Bueno, todo era cuestión de intentarlo. Este compañero de estudios de aquella época es Juan Martos, uno de los fundadores de Recovery Labs, que respondió rápidamente a mi petición de ayuda, invitándome a llevarle el disco a su laboratorio, en Tres Cantos, Madrid. Allí me recibió y, tras unos minutos de ponernos al dia en nuestras vidas (muchos años habían pasado ya desde la última vez que nos vimos), se puso en marcha.

Durante la siguiente hora, Juan probó diferentes técnicas, empezando por las de nivel lógico y, viendo que el disco no respondía, pasando a las físicas, hasta llegar a la conclusión de que era problema de las agujas. Yo no quería hacerle perder mucho el tiempo, pero insistió en echarle un vistazo más tranquilo en los siguientes días.

Al poco tiempo me envió un correo con malas noticias, pero con gran nivel de detalle, explicándome qué le pasaba al disco y por qué no podían arreglarlo. Os muestro un extracto del correo para que veáis a qué me refiero con "detalle":


[...] parece que el problema reside en el área de firmware de la unidad. A ti que eres del gremio, seguro que te interesa que te cuente la historia:

Hay una serie de sectores defectuosos en tu disco que contienen información vital e insustituible para el arranque del disco (estos sectores pertenecen al área de firmware y están en cilindros con valores 'negativos', fuera del alcance del usuario). Sin esto no podemos hacer nada. Algunos fabricantes tienen prevista la corrupción de los sectores del área de servicio, pero me temo que no es el caso de Seagate. Existe un método conocido en el gremio como 'hot swap', que como te puedes imaginar consiste en arrancar un disco idéntico al averiado y, una vez terminada la fase de arranque y teniendo en la RAM de la placa los parámetros correspondientes al disco donante (el que funciona), montar en vivo (sin desconectar de la corriente) dicha placa sobre el disco 'muerto'. Esto, que suena más bien a ingeniería rusa aplicada a la reparación de la malograda estación MIR, en ocasiones funciona. El gran problema que existe es que cada disco, en el arranque, carga una serie de parámetros únicos (adaptives) y que están calibrados para cada unidad en particular. [...] Es frecuente que en muchos discos se pierda la concordancia entre los parámetros adaptives que se almacenaron durante la fabricación y el estado actualizado de la unidad unos meses o unos años después. [...] El problema tiene solución, ya que es posible volver a lanzar la rutina de digamos...recalibración. Eso sí, a costa de perder todos los datos almacenados hasta ese momento. ¿Y por qué te cuento todo este rollo? para que entiendas por qué no ha funcionado tampoco el hot swap en tu caso. Los adaptives del donante de que disponemos y los de tu unidad son demasiado dispares y en cuanto se efectúa el cambio de placa y se manda el comando de hacer girar el plato, las cabezas se vuelven locas (no encuentran la señal del servo en los platos).

Lo cierto es que de haber funcionado, tampoco podríamos haber cantado victoria. Habríamos tenido que lidiar con una segunda parte. [...] los discos tienen dos tipos de listas de errores: una primaria y una creciente. [...] El problema está sin embargo en la lista primaria de defectos. Esta se graba también durante el proceso de fabricación. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede con la lista creciente, los sectores que se van dando de baja, no son sustituidos por otros. Simplemente desaparecen. [...] Conclusión: como el traductor del disco donante y el del dañado son distintos, una operación de hotswap genera un mapa LBA distinto al que tenía el disco dañado. Se hace necesaria una reconstrucción a nivel lógico del traductor, o en el peor de los casos una recuperación en bruto (o raw recovery como dicen los americanos). La recuperación en bruto tiene resultados...parciales. Para no extenderme mucho más (más de lo que ya he hecho) podemos decir que una recuperación en bruto pasa de la MFT y lee directamente del área de datos. El resultado es un montón de archivos, muchos de los cuales ya habían sido borrados, agrupados por su extensión, y de los que al no disponer de información sobre su layout tan sólo funcionarán aquellos que no estuviesen fragmentados.


Obviamente, yo tengo un perfil técnico y por eso Juan lo explicó así. Otros clientes no necesitarán esto, pero identificar bien a cada tipo de cliente y actuar acorde a sus necesidades es algo importante, ¿no? Me dio pena, dando por hecho que habia perdido todo, pero contento por confiar en una empresa que respeta mi inteligencia y me explica las razones, buenas o malas, por las que algo se consigue, o no.

Y así lo dejamos, quedando en que un día iría a recoger el disco a sus oficinas. Tenía un plan infalible, que llamé el "Plan Disney": esperar a que la tecnología evolucionase lo suficiente como para arreglar el problema :).

Pero resulta qu ese plan iba a ser exitoso, y mucho antes de lo que pensaba. Tras el verano, recibí otro correo de Juan, diciéndome que el estado del arte de la recuperación de datos había evolucionado, y que su equipo de I+D había conseguido extraer los datos del disco. ¡Todos! No pudimos quedar hasta hace poco para recogerlo, pero en cuanto llegué a casa pude comprobar cómo, efectivamente, todos los datos habían sido recuperados, con algunas carpetas adicionales de información que se había traspapelado en los diferentes directorios. Allí estaban las fotos, los escaneos, todos los recuerdos de esa aventura californiana.Si no se me saltó una lagrimita, poco le faltó :)

Recovery Labs y su equipo de I+D hicieron un trabajo espectacular, y no sólo porque recuperasen los datos (a veces se puede, a veces no), sino por la actitud profesionalmente intachable que mantuvieron durante todo el tiempo. Está claro que en un mundo en el que casi todo nuestro trabajo, nuestros recuerdos y nuestros hobbies residen en discos duros, tarjetas SIM y demas, servicios como los de Recovery Labs llegaron hace unos años para quedarse.Yo espero seguir viendo a Juan sin tener que ir con un disco duro roto debajo del brazo :) pero al menos sabré que, si es necesario, harán lo que sea posible con el estado de la técnica de ese momento, para recuperar mis datos.


Disclaimer: como he mencionado en el artículo, mi contacto con RecoveryLabs fue debido a que conocía a uno de sus fundadores de nuestra época de colegio.