11/08/2007

Más comentarios sobre las tesis doctorales, ocho meses después

Una conversación con un amigo y ex-compañero de batallas, me llevó otra vez a pensar en las razones que llevan a alguien a empezar (y acabar) un doctorado. En un post anterior, ya comenté los puntos que para mí han sido fundamentales en mi propia experiencia. Ahora encuentro otro artículo que discute los aspectos fundamentales a la hora de PLANTEARSE un doctorado. Son mucho más adecuados que los míos en este aspecto, pues mi "background", como dicen por aquí, no es nada estándar. Ni empecé la tesis pensando en un futuro académico (toda la tesis la he hecho trabajando al mismo tiempo, como todos los doctores que hay en Denodo, presentes y futuros), ni me he planteado una carrera académica (sigo trabajando en empresa aún después de conseguir mi doctorado, y no me planteo un cambio a corto-medio plazo). Tal y como dice el autor en ese artículo, existen excepciones a las reglas, pero es difícil encontrar a un doctor que no quiera carrera académica, y es difícil que un investigador tenga una carrera académica provechosa sin tener un doctorado, aunque existan sin duda.

Me gustó el artículo pues lista aquellas cosas que no tendrían que formar parte de los objetivos a la hora de obtener una tesis. Sólo llevo unos meses en esa situación, pero ya puedo apreciar algunos de los aspectos que comenta:
1. Prestigio. Al trabajar en empresa, el tener un doctorado conlleva un cierto prestigio, ya que no todo el mundo tiene ese título. Pero, aparte de para el ego, mi opinión es que el prestigio como tal no lleva a nada. Por decir que soy "Ph.D." todavía no me han puesto en un mejor asiento en el avión, ni me
2. Respeto. Sí, el ser doctor implica que durante años se ha estado investigando en un tema concreto, y se ha avanzado en su estado del arte. Sin embargo, sólo sirve durante un segundo, el "ah, doctor!". Tras ello, el respeto se gana minuto a minuto, conversación tras conversación.
3. Un fin en sí mismo. No puedo ser objetivo en este punto, pues, para mí, sí fue un fin en sí mismo, después de 10 años detrás de ello. Pero es cierto que hay formas más fáciles de conseguir un diploma que colgar en la pared.
4. Garantía de trabajo. Olvidadlo. En la empresa (y menos en España), el doctorado no ayuda en absoluto (y, de hecho, puede ser bastante contraproducente); en la universidad, lo veo como el mínimo para poder seguir en la lucha. Tras el agujero negro de la tesis, están los post-docs, con las mismas inseguridades e inquietudes, o más incluso.
5. Área de investigación de por vida. Creo que este es un error muy típico en los doctorandos. Pero sólo con echar un vistazo a los temas de investigación de doctores con más de 10 años de experiencia en sus páginas web desechan cualquier tipo de duda. El tema de investigación de la tesis es el comienzo de un camino, nada más. En 1, 2, 5, ó 10 años, nada tendrá que ver. Quizá sí en la investigación básica, y aún así tendría mis dudas.

No se trata de ser pesimista, sino de saber dónde se mete uno. Lo bueno: encontrar un tema realmente interesante, y meterse hasta el fondo, algo que no se suele conseguir en la empresa, donde lo fundamental es resolver el problema cuanto antes (y ahí, la excepción confirma la regla).

Los bugs son difíciles de encontrar... acostumbrémonos a ello de una vez

Construyendo a partir de un artículo de mi colega Jose Luis, esta es una de las razones por las que el software es tan complejo, y, como dice él, "peta". El año pasado uno de los desarrolladores del JDK de Sun comentó cómo un error en su algoritmo de búsqueda binaria había provocado problemas en algún usuario. Este error, sutil pero importante, llevaba escondido 9 años, 9 años, 9 años... en el código. No sólo eso, sino que códigos de ejemplo utilizados por profesores de prestigio tenían este mismo error.

Por tanto, como dice Jose Luis, demos por hecho que el software es complejo, que tiende a fallar, y preocupémonos de cómo solucionarlo sin ponernos histéricos. Me puedo imaginar a gente de fuera del mundillo técnico (y, desgraciadamente, algunos de dentro) poniendo cara de "cómo es posible que no hubieses probado eso" cuando Joshua Bloch escribió su artículo.

11/07/2007

El mayor ladrón de todos

There once was a man who went to a computer trade show. Each day as he entered, the man told the guard at the door:

``I am a great thief, renowned for my feats of shoplifting. Be forewarned, for this trade show shall not escape unplundered.''

This speech disturbed the guard greatly, because there were millions of dollars of computer equipment inside, so he watched the man carefully. But the man merely wandered from booth to booth, humming quietly to himself.

When the man left, the guard took him aside and searched his clothes, but nothing was to be found.

On the next day of the trade show, the man returned and chided the guard saying: ``I escaped with a vast booty yesterday, but today will be even better.'' So the guard watched him ever more closely, but to no avail.

On the final day of the trade show, the guard could restrain his curiosity no longer. ``Sir Thief,'' he said, ``I am so perplexed, I cannot live in peace. Please enlighten me. What is it that you are stealing?''

The man smiled. ``I am stealing ideas,'' he said.



The Tao of Programming, 3.2.

11/06/2007

Funcionamiento de PageRank con el detalle que deseéis

Hace tiempo empecé una pequeña serie de artículos sobre técnicas de búsqueda "for dummies", que además me venían bien para ponerme al día en una serie de conocimientos que no dominaba. Por desgracia no pude continuarlos. Mientras cojo fuerzas, os dejo un muy buen artículo para entender cómo funciona el algoritmo PageRank (mejor dicho: cómo funciona el explicado en el paper original de Brin y Page, con algunas ideas e intuiciones basadas en el comportamiento del buscador). Ian Rogers provee gran cantidad de ejemplos y está explicado de manera bastante sencilla.

Por otra parte, para un análisis algo más detallado, este artículo de David Austin y, tirando de patria, el ya clásico artículo "El secreto de Google y el álgebra lineal" de Pablo Fernández Gallardo, de la Universidad Autónoma de Madrid, tiran más de álgebra para llegar al "noúmeno" de la idea inicial.

11/04/2007

Pues parece que sí, que va a ser verdad lo del Silicon Valley

Por razones obvias, yo creo que la innovación puede producirse en cualquier lugar del mundo. Allá donde haya necesidades de nuevos servicios, donde haya problemas que necesiten ser resueltos, puede surgir la idea feliz (inspirada o transpirada). Ahora bien, tras ese momento "eureka", la duda acerca de cuál es el mejor sitio donde ejecutar la idea es el siguiente quebradero de cabeza. Evidentemente, hay ideas que han de ejecutarse en lugares concretos (p.e. nuevos métodos de extracción de agua en lugares desérticos). Pero, si nos centramos en servicios globales (como las aplicaciones web o los productos software), siempre ha existido la duda de si realmente, el sitio donde estar es Silicon Valley. Ya hacde unos meses, y referenciado por Joselu, leí un artículo de Paul Graham en el que defendía el que las empresas tendrían que ir al Silicon Valley en la mayor parte de los casos, por su condición de "hub" para startups.

Ahora aprendo con Juan Freire que 19 de las 25 startups más importantes de la Web 2.0 se encuentran instaladas en la pequeña franja existente entre San Francisco y San José.

Obviamente, es discutible la importancia de las empresas Web 2.0 en el "mundo real", pero sin duda si se cogiesen las startups relacionadas con biotecnología, el resultado sería bastante parecido. Silicon Valley, desde hace años, está especializado en inversión en innovación. Desde los microprocesadores al software, pasando por la biotecnología, aquello que ofrezca un retorno de inversión enorme aunque exista mucho riesgo, es entendido, estudiado y posibilitado por los inversores de la calle Sand Hill Road y compañía.