11/21/2008

Espiando 2.0... compartir es tan bonito...

Muy interesante artículo sobre la inteligencia americana, y la utilización de herramientas de internet para el espionaje actual, o, más en general, la inteligencia.

Parte el artículo de dos hechos:
(1) con internet, no todas, pero muchas de las mejores tecnologías están al alcance de la mano. Es el contenido y las relaciones lo que diferencia al uso civil del científico o el militar.
(2) en todos los casos, la integración y comunicación de esa información es crucial. En el artículo se menciona, cómo no, el 11 de septiembre como el momento clave en que todas las estructuras creadas durante la guerra fría se vinieron abajo, requiriendo y exigiendo una mayor comunicación entre las diferentes agencias de inteligencia americanas; este requisito crea, por supuesto, un dilema entre "seguridad" y "comunicación".

Además, cada vez más, la información pública es de interés para estos servicios de inteligencia. Cuando los expertos civiles publican muchos de sus pensamientos y datos en blogs y páginas web, ocurren dos cosas impensables hasta el momento: (1) se publica mucha más información de interés, y con un coste gratuito para los agentes; lo que antes significaba encontrar y acceder a cada uno de estos expertos, ahora es mucho más fácil elaborar perfiles antes de seleccionarlos para pedir su colaboración en tareas más concretas y específicas; (2) estos mismos expertos civiles, debido a su colaboración, son capaces de llegar al fondo de sus temas de interés de una manera mucho más rápida y concreta.

Esto fue la semilla de nuevos productos como la Intellipedia, que, a partir de un contenido no clasificado inicial (el libro de hechos de la CIA), ha crecido hasta convertirse en una herramienta clave de los agentes de inteligencia americanos. Por primera vez, aún con reticencias debido a temas clave de seguridad (el artículo lo describe de manera muy clara: las aplicaciones sociales no funcionan cuando la gente no es, o no puede ser, social), parece que empieza a dar sus frutos, con casi 40.000 páginas ya creadas y con tres diferentes Intellipedias dependiendo del nivel de seguridad requerido para acceder a unos documentos u otros.

Para saber más de estos temas, os recomiendo la lectura de un blog poco actualizado, pero interesante y bien escrito, de uno de los responsables de la empresa de inteligencia Interligare.

11/18/2008

Un concepto poco utilizado en las películas de terror: las reuniones

En mi carrera profesional, excepto en algunas y contadas ocasiones, no he tenido que llevar equipos de personas (no me refiero a la gestión de proyectos en sí, sino a la gestión de equipos, como en un departamento). Pero llevo unos meses en esas lides, y este artículo de Eric Musselman comentando el libro "Death by Meeting", de Patrick Lencioni, me ha venido muy al caso. El tema de las reuniones, según el autor, es uno de los problemas más acuciantes de la empresa. Y diferencia entre cuatro tipos básicos de reuniones:
  • Reunión de comprobación diaria
  • Reunión táctica semanal
  • Reunión mensual estratégica o temática
  • Revisión trimestral
Otros autores hablan de otros tipos, pero si echáis un vistazo a los enlaces, veréis que todos se basan en las mismas ideas básicas (-1-, -2-, -3-).

Cada reunión tiene atributos que definen su cariz: quién asiste, qué departamentos, tensiones previas (histórico), líder oficial vs. líder carismático de la reunión ... Es importante conocer a priori cada uno de estos atributos (o los que podamos) para no llevarnos un susto. En el blog que mencionaba antes, se comenta cómo la asistencia a una reunión siempre habría de dar miedo; miedo, porque se van a tomar decisiones difíciles (porque si no, para qué tener la reunión). Pero el miedo es controlado si se conocen las premisas: ¿cuál es mi papel? ¿qué se espera de mí? ¿qué quiero sacar yo de la reunión? ¿Hay un objetivo común, o varios?

A ciertos niveles, el número de reuniones (ya sean presenciales, audio/video conferencia, por chat, ...) llegan a ser excesivas. Se pueden utilizar algunas técnicas ampliamente conocidas, como intentar juntarlas en un único día para dejar el resto de la semana para el resto de actividades (lo que mucha gente denominaría "trabajar" :) ), tener una agenda y un tiempo máximo prefijado y llevarlo a la práctica (al estilo de los secretarios de las organizaciones formales), intentar no juntar demasiados niveles organizativos o técnicos para no causar confusión (i.e. retrasos), ... pero lo ideal sería poder contar con mecanismos de comunicación más efectivos, que permitiesen minimizar/eliminar las reuniones más tácticas, y poder centrarse en aquellas más estratégicas para las que, además, tendríamos más tiempo de preparación. Una de las reglas de oro a seguir es que, cada vez que una reunión de urgencia se produce, hay que evaluar el porqué, y estudiar cómo se puede evitar en el futuro (p.e. mediante la adición/modificación de procesos y procedimientos, mejora de la base interna/externa de conocimiento, etc.). Pero, ¿cómo optimizar esas reuniones estratégicas en las que se han de tomar decisiones complicadas, donde no existe la mejor solución, y donde existen muchos intereses enfrentados?