2/15/2008

De lo planeado a lo realizado: similitudes entre la arquitectura y la ingeniería del software

Como comenta el gran Vicente en su blog, los ingenieros informáticos (de educación o de profesión) siempre hemos puesto a los arquitectos como ejemplo teórico para diferenciar entre ingenieros software y "programadores". Algunos, como Vicente y yo, como ejemplo NO VÁLIDO, mientras que otros, desgraciadamente, como representación de una elite que, sencillamente, no me parece adecuada. Hay programadores que aplican adecuadamente cada una de las técnicas de ingeniería de software que tienen a su alcance, mientras otros, con título, máster y lo que quieras, que ponen un main() delante de su aplicación Java y a tirar líneas.

Sin embargo, un comentario de este blog de Rafael Gil han sido esclarecedores para mí: en todas partes cuecen habas. No conocía el caso del monumento a las víctimas del 11-M en Atocha, Madrid, y me parece un ejemplo físico espectacular de lo que ocurre en informática cada día. De lo presentado por los arquitectos (preciosas imágenes generadas por ordenador que evocan muchos sentimientos) a lo realizado (muy parecido por dentro pero algo totalmente diferente por fuera) hay un mundo de realidades: dificultades para crear ladrillos no estándar, inexistencia o coste excesivo de un pegamento lo suficientemente fuerte para soportar las tensiones asociadas, ... como escribía antes, el día a día de la informática.

Aplicando la estadística al baloncesto

David Berri, Martin Schmidt, y Stacey Brook son los autores del libro Wages of Wins, que presenta un método estadístico de evaluación y previsión del rendimiento de deportistas, enfocado en el baloncesto. Los resultados que da son algo diferentes de las estadísticas típicas (puntos, rebotes, etc.), pues da pesos diferentes a cada uno de ellos (p.e. dando proporcionalmente más importancia a los rebotes o a los tiros realizados que a los puntos conseguidos por un jugador). Este método intenta responder a la pregunta "cómo sabemos que un jugador es bueno" (una buena explicación de este razonamiento se puede encontrar en el comentario de Malcolm Gladwell sobre este libro en el New Yorker.

Yo todavía no me lo he comprado (fijaos en la palabra "todavía" ;) ), pero sí leo su blog con asiduidad, así que aprovecho para recomendar dos artículos relacionados con los españoles en la NBA:

- Comentario sobre Calderón, base de los Raptors.
- Comentario sobre Gasol tras su traspaso a los Lakers.

Todo método es discutible, pero es evidente que los autores están poniendo mucho esfuerzo y dedicación en explicar el suyo.



2/10/2008

El Síndrome del Impostor y otros desafíos personales y profesionales

A partir de una interesante conversación de sábado noche (las buenas :) ), surge este post sobre las dificultades existentes en toda responsabilidad, aunque centrándonos en la parte profesional. En concreto, surgieron tres "síndromes" (más o menos aceptados por los colegios de psicología, pero algunos de ellos aceptados como de facto por las escuelas de negocio en sus cursos de habilidades directivas).

El primero es el síndrome del impostor (gracias Miriam ;) ). Has alcanzado altos niveles académicos o profesionales, pero aún así "sabes" que todo, o casi todo, ha sido suerte, chiripa o, aunque inconscientemente, engaño a los demás. Tu preocupación es que mañana, pasado, o dentro de un mes, alguien descubrirá la trampa y te verás expuesto al escrutinio de tus compañeros y jefes. Porque realmente no eres tan brillante o capaz como la gente cree.

El segundo es el efecto de la "estrella brillante" (aunque no he encontrado ninguna referencia con ese nombre). En la escuela eras el número 1, sin discusión. Al llegar a la universidad, tus compañeros son, curiosamente, más estudiosos que la media, y están más enfocados, por lo que tu estrella brilla menos. En el doctorado, o en empresas especializadas, encuentras personas igual de capaces, pero quizá con más experiencia, ... más brillantes aún. Aunque objetivamente sabes que es normal, que uno no puede ser el mejor siempre, el día a día se puede hacer insoportable.


El tercero, que he descrito como "efecto de la bola de nieve" (pero que seguro que alguien antes
que yo le ha puesto nombre) está relacionado con los otros dos. Pero en este caso, hay una especie de imposición. Las responsabilidades en la empresa, organización, o incluso en la familia, viene impuesta muchas veces, y si no se tiene cuidado uno se puede encontrar en una situación en la que no se siente con capacidad o fuerzas de aguantar. Si se une alguno de los temas anteriores, la sensación de examen constante, de dudas acerca de si se será capaz de aguantar el tipo en cada "acometida" (i.e. en la siguiente reunión, en la siguiente entrega, en la escritura del siguiente artículo, ...) se convierte, como mínimo, en el día a día.

Lawrence Lessig y el acto final de su cruzada

Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir en vivo a la última conferencia de Lawrence Lessig sobre "Copyright y Creative Commons". Ya había tenido la oportunidad de verle en la conferencia Mozilla24, el pasado Septiembre, pero ya que se pasaba a otro ámbito de estudio, me pasé por Stanford al mediodía.

Aparte de que su forma de explicar y el uso que le da a las transparencias es muy interesante para la "parte profesoril" que sigo teniendo ;), esta conferencia sirvió como resumen histórico de Creative Commons. Una buena introducción a la primera parte de su cruzada se puede encontrar en este enlace, una charla que impartió en 2002. Pero me quedo con alguna de las cosas que escuché ese día.

Cómo Walt Disney construyó algo nuevo a partir del pasado: cómo cogió los cuentos de los Hermanos Grimm (a su vez, también un compendio de historias, cuentos y leyendas del pasado), las películas de Buster Keaton (la primera peli de Mickey Mouse, "Steamboat Willy" tiene un título muy parecido a otra de Keaton, "Steamboat Bill"...). Y sin embargo, no Disney la persona, sino Disney la compañía, no permite eso, y protege su propiedad intelectual a capa y espada. Irónico cuando menos.

Cómo las leyes de protección de copyright han ido extendiendo su actuación año tras año. Desde los 14 años de protección de la obra en el siglo XVIII, a 28 años si el autor estaba vivo, a 42 en el siglo XIX, a 56 a comienzos del XX y, desde 1962, se ha extendido unas 15 veces más...

Cómo el Acta de Extensión de Términos de Copyright (también conocido como el Acta de Sonny Bono, o el Acta de Mickey Mouse, por la presión de Disney para que fuera aceptada) aumentó en 20 años el copyright, y con efectos retroactivos, lo que trajo consigo una sensación de inestabilidad del sistema (pues afectó grandemente a aquellos que tenían intención de re-publicar obras cuyo copyright estaba a punto de expirar). Y cómo se hizo famosa la frase que Mary Bono, ex-esposa de Sonny Bono, dijo en la Cámara de los Representantes, acerca de que como la intención de su marido (ya difunto) era que el copyright durara para siempre, pero era algo anticonstitucional, que a ver si la propuesta del entonces presidente de la MPAA de que durase "para siempre menos un día" podía tener éxito en el siguiente congreso...

Y cómo una batalla perdida en los juzgados (en el Tribunal Supremo) contra este tipo de leyes hizo replantearse la situación, lo que dio lugar a Creative Commons como manera de permitir que los artistas pudiesen proteger su obra como realmente quisieran.




También tuvo tiempo de mostrar ejemplos curiosos de reutilización de información para crear un valor añadido de interés... o al menos divertido...




Cómo algunas reacciones de las grandes corporaciones, sencillamente, les quitan la razón. Como el caso de la eliminación en YouTube de este video...



... porque mientras el bebé bailaba, sonaba la música de Prince, por lo que Universal Music Group forzó esa acción.

Y, por último, cómo se dio cuenta de que, aunque Creative Commons tiene cada vez más devotos, el copyright sigue ampliándose casi cada año. Así que su siguiente paso es estudiar la corrupción en Washington. Y lo hace desde un planteamiento curioso: todo el mundo da por hecho que hay corrupción en Washington, mientras que hace 20 años, y ahora, hay dudas de si el copyright es inherentemente bueno o malo. Por lo tanto, parte de una "posición ventajosa" ;) Esto es lo que se llama optimismo!

Como final de su charla, expuso los tres puntos, o votos, que cree que todo político honesto tendría que procurar en su campaña:
1. Rechazo de cualquier contribución económica o de cualquier otro tipo, de lobbies.
2. Apoyo a las campañas financiadas públicamente
3. Abolición de fondos gubernamentales a dedo (en inglés se dice "earmark", pero no sé cómo se traduce al español... lo siento! :( ).

Estas acciones no tienen resultados al día siguiente, pero veremos dentro de 10 años...