2/22/2008

El bonito mundo corporativo: ¿es por esto por lo que Vista es como es?

En el mundo de la empresa y los proyectos, siempre se cuentan historias de ventas que fuerzan la finalización de un proyecto en una fecha concreta, sea como sea y cueste lo que cueste, pues de eso depende su "bonus".

Pero si lo que comenta este artículo es cierto, este tipo de actuaciones podría definirse desde ahora como "aplicar el método Vista". La historia es como sigue.

Brian Valentine era, en 2006, Vicepresidente Senior en Microsoft, y era el máximo encargado del desarrollo del sistema operativo Vista, que iba a ser la enseña de la empresa en los siguientes años. En Agosto de 2006, el señor Valentine les dijo a sus empleados que se piraba de Microsoft tras la salida de Windows Vista. Un mes después, tras la salida del sistema operativo, Valentine se iba a Amazon.

Sin embargo, Valentine tenía ya un contrato firmado con Amazon en Junio, que le obligaba a empezar en la empresa antes del 11 de septiembre si quería cobrar un "signing bonus" (un cheque de entrada) de 1.7 millones de dólares. Microsoft hizo público su marcha el 5 de septiembre, apenas una semana antes de su entrada en Amazon.

¿Qué problema hay con eso? Pues que Microsoft es una empresa pública y que se debe a sus propietarios, por lo que les tendría que haber informado de los planes del máximo responsable del más importante producto, justo cuando se enterase.

Además, el 1 de Agosto, Microsoft informaba que Valentine pasaría a otra área de la empresa tras 7 años en Windows. No se piraba, no, sino que se le transfería a otra parte.

Por otra parte, tener a los desarrolladores a tope durante los meses de verano sin saber que su máximo responsable estaba ya fuera de la empresa no es la mejor manera de tratarlos, pero a eso estamos acostumbrados en este mundillo.

Pero lo que el artículo (por otra parte, muy en plan "Qué me dices") se extraña es de la exactitud de las fechas, de cómo, si Valentine tenía una fecha de entrada en Amazon el 11 de Septiembre, Vista saliese justo una semana antes. Incluso bromea con el hecho de que con estas capacidades de gestión, quién necesita el Microsoft Project!!! ;)

2/21/2008

Un refresco de la relación entre emoción y cerebro

Hace tiempo que no escribo sobre temas de inteligencia emocional. Mientras cojo fuerza, he encontrado tiempo para leer un pequeño artículo que me pasó mi amigo José Luis hace unos meses, sobre cómo las técnicas de Tomografía por Emisión de Positrones (PET), la Resonancia Magnética Funcional (FMRI) y la Magnetoencefalografía ofrecen esperanza para la reducción del espacio existente actualmente entre lo que conocemos de las emociones humanas desde un punto de vista psicológico, y lo (poco) que sabemos desde un punto de vista neurológico.

Antonio Damasio es uno de los líderes mundiales en este campo. Además, es un gran ensayista que ha ayudado a que más gente comprenda este mundo... en mi caso, leer El Error de Descartes me permitió tomar aún más interés a este tema, tras empezar a picar mi curiosidad el hecho de que mientras que todos los libros de inteligencia emocional tenían una introducción del funcionamiento del cerebro, el resto del contenido era puramente psicológico o sociológico, con apenas breves reseñas de la parte neuronal.

2/19/2008

De Google, servicios "cloud computing" y las historias a la americana

Parece que estamos de monográfico de Google... de un mensaje de Andreu Vea a la comunidad del Capítulo Español de Internet Society, me llega este artículo que narra la entrada de Google en el área de servicios de "cloud computing", que lleva liderando Amazon desde hace algo más de un año.

Cuando un ingeniero va a trabajar a Google o a Amazon, su percepción del mundo debe cambiar con respecto a lo que aprende en la universidad. Ha de multiplicar por 1000 los problemas de escalabilidad, eficiencia y prestaciones. Por otra parte, cuando se realizan aplicaciones web, los desarrolladores han de tener en cuenta que están implementando aplicaciones “globales”. Esto puede suponer costes prohibitivos en cuando a capacidad requeridad de computación o almacenaje de datos.

En el último año están surgiendo iniciativas que pretenden aliviar ese coste a las pequeñas compañías, a la vez que suponen un nuevo ingreso para otras. Empresas como Amazon o Google están ofreciendo servicios de computación, almacenamiento o bases de datos en sus propios sistemas. Una aplicación web, por tanto, podría tirar de máquinas de Amazon para computaciones complejas, de Google para almacenamiento de gran cantidad de datos, o del propio Amazon como base de datos.

El caso de Amazon es muy representativo. Hace algo menos de un año tuve la oportunidad de escuchar a Jeff Bezos en la Web 2.0 Expo, y explicaba cómo aprovecharon la infraestructura creada para su gran negocio de "retail", de venta de libros, CDs, DVDs, etc., para ofrecer a usuarios finales parte de esa potencia. Así, surgían servicios como EC2 (Elastic Computing Cloud) para que usuarios pudiesen crear aplicaciones finales que utilizasen los servidores de Amazon para la computación de algoritmos, o S3 (Simple Storage Service), que permite almacenar datos.

Google, junto a Yahoo! o Amazon, tiene la mayor infraestructura hardware y software del mundo (ya en el 2004 flipaba con este artículo), por lo que era cuestión de tiempo que estudiasen las posibilidades de negocio para ello.

Lo que me parece, por otra parte, muy interesante del artículo es cómo, una vez más, todo lo que rodea a Google se convierte en leyenda. Si los americanos son maestros en contar historias, lo de Google ya es la leche. En este caso, Christophe Bisciglia es el centro del "cuento". Cómo pasó de plantear la creación de cursos universitarios que describiesen técnicamente las complejidades de desarrollo de aplicaciones "globales", hasta pasar a convencer a Brin, Page y Schmidt de que Google ofrezca parte de su potencia hw para usuarios externos.

La búsqueda social, uno de los siguientes pasos de Google

No es nada sorprendente si tenemos en cuenta que Google se preocupa de todo lo que tiene que ver con búsqueda, en cualquier tipo de formato. Pero sí es interesante ver cómo Marissa Mayer, VP de Búsqueda de Google (y una de las empleadas de mayor entidad en la compañía) plantea la búsqueda social en Google a partir de Gmail y, quizá, de otras redes sociales con el permiso del usuario. Sí me gustaría ver un paso más, tal y como comenté aquí y aquí, en el uso de la teoría de redes sociales en el desarrollo de aplicaciones de este tipo, y Google, por su unión de algoritmia con decisión humana que tan buenos resultados le ha dado. De hecho, y tal y como se comenta en el mismo artículo, Google ya está experimentando en esa línea: perfiles de usuarios que pudiesen ser utilizados en un futuro, o diferentes tipos de búsqueda cuyos resultados varían a partir del comportamiento del propio usuario (algo ya realizado por aplicaciones comerciales como las provistas por Autonomy, pero nunca a escala global).

Entiendo que como posicionamiento comercial, es más interesante para Google ver las posibles implicaciones de su relación con Facebook. Sin embargo, espero y deseo que las hordas de doctores que tienen se estén preocupando más de cómo conseguir que esas búsquedas adquieran un significado cada vez más semántico, ya sea mediante anotaciones, redes semánticas, o lo que sea.